Con una carta dirigida a Ralph Haiek, vicepresidente a cargo del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, Pablo Rovito, el rector de la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (Enerc) presentó su renuncia durante la asamblea que se realizó el lunes por la tarde.

“Renuncio al cargo de Rector de la Escuela Nacional de Experimentación y realización Cinematográfica, al que accedí por Concurso Público Nacional en el mes de agosto de 2011. Como es de público conocimiento, el pasado martes 11 de abril, se emitió un ignominioso ‘informe periodístico’, en el programa Animales Sueltos, plagado de falsedades e inexactitudes. Esta burda operación de prensa sirvió como apoyo para legitimar un pedido de renuncia del Presidente del INCAA, Sr. Alejandro Cacetta, que no reconoce antecedente válido. No es mi intención dirimir aquí las denuncias de corrupción que esgrimieron dos pseudoperiodistas, de escaso rango intelectual y nulo rigor profesional”, dice el escrito. “Lo que me parece preocupante es la forma indecorosa en que se mancilló el buen nombre y honor del Sr. Alejandro Cacetta que era, hasta hace escasos días, el hombre que llevaba adelante las políticas públicas de fomento al cine y con quien usted compartió la gestión”, continúa.

El ahora ex rector de la Enerc, cuestiona el proceder del gobierno y el no pronunciamiento de Haiek. “No se trata del hecho de que la realización de la obra es fácilmente comprobable solo acercándose hasta la sede de la calle Moreno 1199 y que tanto Usted como el Ministro de Cultura de la Nación conocen, sino que también se me acusa del costo de la misma y de su administración. El hecho es que mi nombramiento es de carácter Académico y, como usted sabe, no he tomado contacto ni formado parte de ninguno de los actos administrativos y erogaciones económicas que se han llevado a cabo para realizar las remodelaciones del edificio de la calle Moreno 1199. En mi carácter de Rector de la ENERC, he diseñado la escuela que queríamos realizar y controlado el seguimiento de la obra, día a día, durante los casi seis años que lleva mi gestión. Y estoy sumamente orgulloso del trabajo realizado, que ha colocado a nuestra escuela entre las mejores del mundo”.

Rovito que recibió el apoyo de toda la comunidad de la Enerc y de todos los sectores audiovisuales, se refirió a su gestión. “Dejo una escuela pujante y valiosa, pública, federal y gratuita en todas y cada una de sus actividades, que cada día abre las puertas en las cinco sedes existentes en cada región del país, para formar cineastas capacitados artística y técnicamente y comprometidos con la cultura de su país”.

A modo de despida, Rovito expresó, “Espero, tal vez ingenua pero profundamente. que se respete el trabajo realizado en la ENERC, se siga con las obras que están en curso, se profundice su institucionalización manteniendo el Concurso Público de elección del Rector y que mi renuncia ayude a que termine aquí esta caza de brujas que se ha desatado en los últimos días”.

Ante esta obligada decisión del rector, la comunidad educativa de la Enerc se pronunció una vez presentada la renuncia. “El compromiso del Sr. Rovito con la tarea permitió la apertura de cuatro sedes en el territorio de nuestro país, además de la generación de nuevos espacios académicos y mejoras sin precedentes en la infraestructura técnica y edilicia para el beneficio de toda nuestra comunidad”, dice un comunicado difundido desde la escuela. “El Consejo Académico de la ENERC expresa cabalmente su intención de garantizar la continuidad de las actividades diseñadas en el calendario académico, asegurando el normal dictado de las clases en todas sus sedes. A la vista de los reglamentos vigentes, queda por instrumentar, a la brevedad, el llamado a concurso para la elección del nuevo Rector.”

Desde el sector docente, Claudio Remedi (instructor en la Enerc, director y productor de cine) expresó a Tiempo Argentino: “la comunidad educativa está muy dolida por la renuncia. Dolida porque se fue por una operación mediática que consideramos injusta. Desde la Enerc había una profundización de un proyecto académico con propuestas de educación gratuita y pública para desarrollar y formar cineastas”.

El docente puso énfasis en rechazar todo tipo de intervención en lo que respecta a la gestión. “En este momento hay que fortalecer el rol del consejo académico y se va a exigir un nuevo concurso y que ese rector tenga también como exigencia proponer proyectos educativos ante toda la comunidad y no efectuar ningún tipo de recorte”.

Remedi dijo que durante el año pasado, la institución no sufrió ningún tipo de recorte y que a fines de marzo se inauguró una nueva sede en la Patagonia, “que es el resultado de seis años de trabajo de Rovito”.

Entre las medidas que tomaron desde la escuela, se plegaron al plan de lucha de la asamblea permanente de la comunidad audiovisual que tienen entre sus actividades próximas una intervención en la inauguración del Bafici, que será el miércoles.

El instructor y productor describió la sensación de injusticia que durante la tarde del lunes se percibió durante la asamblea. “Al mediodía, una de las frases que más resonaron es que en el cine no hay grieta. Y es así, hay una unidad muy compacta dispuesta  a defender el cine argentino. Estamos viviendo operaciones mediáticas muy poco sustentadas, no hay un solo dato sólido de esta investigación que justifica la intervención del Incaa”, describió Remedi.

Los claustros de estudiantes, egresados, instructores y el personal no docente de todas las sedes lo saludan y agradecen su destacada gestión de casi seis años al frente de nuestra Escuela.

El lunes por la tarde, Rovito se despidió ante la ovación de colegas y alumnos.

 

Multitudinaria asamblea en defensa del cine nacional

“Lo primero que queremos decir es que en el cine nacional la grieta no existe”, dijo con firmeza Luis Puenzo frente a las puertas del Instituto Nacional de Cinematografía y Artes Audiovisuales (INCAA) durante la asamblea abierta que se realizó el lunes al mediodía. Así inauguró la lectura del nuevo documento en el entre otras cosas se reclama la defensa irrestricta de la ley de cine del fondo de fomento cinematográfico y la autarquía del INCAA.

Durante tres horas, la calle Lima permaneció cortada mientras un numeroso grupo de productores, directores, actores y trabajadores de la cultura hablaron con preocupación acerca de la situación que atraviesa el sector audiovisual y que no sólo tiene que ver con el ámbito institucional puertas adentro del INCAA, sino que también afecta a todas y cada una de las producciones cinematográficas y los espacios de formación.

“Creo que la comunidad cinematográfica estaba cómoda, descansando en la certeza de que el INCAA era eterno”, expresó Puenzo quien se refirió a los años de pelea por la ley de cine y que se aprobó en 1994. “Se pensó que la ley de cine era para siempre y que la posibilidad de filmar que era envidiada en otros países era una posibilidad natural y no lo es. Tenemos que pelear por la ley de cine cada día, cada semana, cada año”, continuó el director. “Yo le pido a los que ahora están en el centro de la escena que hagan este laburo, que peleen, que laburen, y para eso estamos juntos, de eso se trata”.

Ante la ofensiva oficial en la que no sólo se volcaron acusaciones de corrupción si no también que se cuestiona la forma de financiamiento, muchos actores argentinos participaron de un spot que realizó la Asociación de Directores de Cine PCI donde manifestaron su preocupación ante esta situación y explicaron de qué se trata la ley de fomento. “Las respuestas que han dado Avelluto y Peña diciendo que no hay conspiración en contra del cine es una respuesta para la gilada. Es una vergüenza”, dijo con dureza Puenzo. , es evidente que nadie puede tener conspiración contra la cultura, salvo nombrar ministros como Avelluto y como Lopérfido. Es evidente que hay un plan de negocios y una intención firme de sacarle los cánones que pagan quienes hacen negocios gracias a las señales que son del país”, finalizó el realizador.

Entre los oradores, estuvo Pino Solanas quien destacó, “lo más importante de todo esto es que acá no hay brecha, estamos todos unidos en defensa del cine nacional. Esta cinematografía es una de las diez más importantes del mundo, y es el espejo del alma de este país. Con Luis (Puenzo) pasamos muchas noches haciendo frente y buscando consenso y se consiguió una ley que permitió sumar al presupuesto, el 25% de lo que aportan por licencias y cánones los canales de televisión y las radios, y eso posibilitó duplicar y triplicar la producción de instituto. Acá hay una muchachada deseosa de dirigir de actuar y de formarse como técnicos de la cinematografía, y eso lo vamos a defender. No pueden mirar el cine como otra unidad de negocios, el cine es la cultura, el cine es el país”, puntualizó el director y senador.

Por su parte, Myrna Molina se expresó en representación del sector de cine documental. “Para los documentalistas el cine tiene que ser una cuestión de estado y no de mercado. Es muy importante saberlo si queremos conservar la cultura y la identidad como pueblo”.

Desde el sindicato de trabajadores del Incaa (SICA), Guido Valerga expresó, “no nos transmitan más intranquilidad, queremos que nos muestren la ley y que nos digan cómo vamos a sostener el fomento y cómo vamos a sostener la autarquía del Instituto. Apoyamos la escuela pública por eso apoyamos la Enerc. Además de las fuentes de trabajo y la autarquía, estamos defendiendo la pluralidad y la cultura de este pueblo, que todos tengamos el derecho a expresarnos y no por eso nos traten de corruptos.

Entre los actores que participaron de la actividad estuvieron Juan Palomino, María Onetto, Luis Ziembrowizki, Edgardo Nieva, Fernán Mirás, Cristina Banegas, Luisa Kuliok, Lautaro Delgado, Darío Grandinetti y Patricio Contreras. Como representante del sector, Alejandra Darín, presidenta la Asociación de Actores participó también de la conferencia. “Estamos defendiendo el cine nacional, los puestos trabajo y la autarquía. Gracias al trabajo de quienes nos han precedido gozamos de una ley de cine (la ley 17.741) que es modelo en el mundo. Tenemos que trabajar para las cosas que están bien. Desde actores estamos integrando este gran frente de unión del cine en su defensa. Así se construyen cosas mejores para este sector y para este país.

El documento que fue elaborado y leído durante la jornada manifiesta:

Ante la burda campaña en contra del cine argentino, los aquí reunidos, representantes de todo sector cinematográficos exigimos:

-La defensa irrestricta de la ey de cine y del fondo de fomento cinematográfico completo y la autarquía del Instituto Nacional de Cinematografía y Artes Visuales

-Exigimos la defensa de los miles de puestos de trabajo que el cine genera, de los trabajadores del INCAA y de la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (Enerc)

-Exigimos transparencia en la comunicación de la redacción del proyecto de la ley de convergencia de la Enacom (Ente Nacional de Comunicaciones), un proyecto que propone la supresión de cánones de las grandes empresas de la televisión, cable y radiodifusión que hoy sostienen una parte importante de los fondos del INCAA, del Instituto Nacional de la Música y del Instituto Nacional del Teatro.

-Repudiamos toda posible intervención del INCAA ante recientes declaraciones de otros funcionarios que atentan contra la autarquía y normas desenvolvimiento del instituto. Con el objetivo de llevar transparencia y representatividad proponemos que el próximo presidente del instituto nacional de cine debería tener un amplio consenso de la comunidad audiovisual.

-Crear una comisión que lleve adelante una campaña de comunicación dirigida a la sociedad en la que se repudie la operación mediática que difamó a las instituciones Incaa y Enerc. Exigir a América TV un derecho a réplica.

-Reclamar que el nuevo presidente del Incaa surja entre candidatos previamente consensuados por medio de una asamblea representativa de toda la comunidad audiovisual.

-Organizar un plan de visibilización de la problemática explicitada en este documento cuyo primer paso se dará en el marco del Bafici.

-Garantizar la celeridad de las firmas de expedientes y resoluciones en el Incaa para asegurar la continuidad de la producción cinematográfica actual y el sostenimiento de los puestos de trabajo.

-Abrir el debate sobre el plan de fomento actual para lograr en el futuro un plan inclusivo y democrático que contemple a todas las producciones.