Nación les pagará directamente a los contratistas. Se trata de un cambio fundamental en la forma de pago de las viviendas sociales que se construyen en cada provincia. El Gobierno nacional busca dinamizar la economía y conseguir la adhesión de los sectores más populares.

El Gobierno avanzará con la medida en los próximos meses, pero no la aplicará antes de las elecciones, posiblemente para evitar un choque adicional con los gobernadores antes de ir a las urnas.

 

El Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda, a cargo de Rogelio Frigerio, pondrá en marcha en los próximos meses un mecanismo que contempla la cancelación de pagos a los contratistas de las obras de manera directa por parte del Estado, sin la necesidad de pasar por las provincias. De este modo, los gobernadores dejarán de tener el control de estos fondos, que este año rondarán en los $ 19.000 millones.

Hasta ahora, son los institutos provinciales de la vivienda, bajo el control de las gobernaciones, quienes definen junto con el Ministerio del Interior los proyectos a realizar en cada uno de los distritos. En algunos casos también tienen una participación importante los municipios.

Los cambios que espera concretar el Gobierno mantienen un rol importante para las provincias en la definición de las obras, pero no en el manejo del dinero.

Para los empresarios también es un avance importante, ya que no sólo acorta los tiempos entre que se extiende un certificado de avance de obra y la constructora recibe el dinero, sino que también evita gestiones con las provincias para allanar el cobro.

Fuente: La Nación