Darío Martínez respaldará la apelación que realizó el fiscal Federico Delgado a la decisión del Juez Casanello de declararse incompetente, y remitir la causa contra el presidente al fuero Penal Tributario.

El diputado nacional por el Frente para la Victoria Darío Martínez manifestó que el juez Sebastián Casanello “no archivó la causa ni exoneró a Macri, derivó la causa a la justicia penal tributaria porque tiene pruebas suficientes de que en las maniobras que denuncié hubo evasión impositiva”, y agregó que “Macri lavó mediante sus sociedades off shore el dinero que evadió en Argentina”.

Martínez dijo que no comparte la decisión de Casanello y que va a respaldar “con una presentación la apelación del fiscal Federico Delgado” ya que lo que el magistrado interpreta “es que hubo lavado de dinero negro, ilegal, proveniente de evasión impositiva en Argentina”, pero como antes del año 2011 el Código Penal sólo consideraba como “lavado” al blanqueo de dinero proveniente del narcotráfico o la venta ilegal de armas; esboza “esa razón técnica” y “envía la causa al fuero Penal Tributario”.
El fiscal Delgado apeló ayer el fallo por el que Casanello se declaró incompetente y destacó en su presentación que “apelamos porque el juez debe reconstruir un hecho totalmente antes de tomar una decisión, y aquí no lo hizo”; y agregó que “la Corte Suprema de Justicia de la Nación exige de un modo inveterado que una declaración de incompetencia es válida a condición que se apoye en una investigación relativamente completa”.
El fiscal insistió con que es necesaria la recolección de información internacional y de completar la local, para determinar si existió o no el delito de lavado por parte del presidente.
“Durante un año de trabajo hubo avances cualitativos y significativos”, expresó Delgado en la apelación y señaló que “se recolectó casi toda la información que se podía juntar en la Argentina”, aunque “faltan precisiones del exterior y la Justicia sola no tiene facultades para conseguirla”; por lo que “aquí debe trabajar el Estado en su conjunto” ya que “sin ello no se puede resolver”.
Luego de la decisión de Casanello, el presidente Macri había declarado que se alegraba “que haya terminado, desde el primer día dije que no había ningún delito de los que se me endilgaba, que no tenía vínculos comerciales, ni era accionista, ni tenía ingresos relacionados a firmas offshore”.
Martínez describió que “Macri trata de transmitir que la causa se terminó, pero esto no es así, él sabe que es culpable de fugar y evadir con sus empresas off shore dinero de los argentinos, y espero que la Justicia no le tema, y avance en la investigación”.
“La presión sobre los jueces es evidente, a Casanello lo denunciaron como juez K, le inventaron reuniones en la Casa Rosada, y justo cuando se archiva esa causa en su contra y se procesa por falso testimonio a los testigos; la causa Panama Papers es remitida a otro fuero por una interpretación técnica, al menos discutible”, concluyó.
Fuente: Va Con Firma