En una charla con Tiempo del Sur Noticias, los integrantes de la Comisión directiva de la Biblioteca Popular Ruca Trabún van de los principios a los proyectos, siempre activos en el presente cotidiano de miles de vecinos, y en especial de los niños y adolescentes.

 

Rodrigo Franco (TSN) repecha la subida de la ladera del Curruhuinca hasta la calle Leopoldo Rodríguez, al lado mismo de la Escuela 89. Ahí, en el edificio de la Biblioteca Popular Ruca Trabun, se encuentra con Graciela Rendón, Francisco Gosso,  José Arriagada y otros vecinos y vecinas que integran la comisión que dirige esta institución. Lo que sigue es el compendio de sus testimonios:

 

Desde su origen, la BP Ruca Trabun formó parte de un proyecto educativo, el de la comunidad de la Escuela 89 en pleno: educadores, alumnos, trabajadores, padres y madres. Este espacio surge como biblioteca escolar y ya desde el inicio tuvo la impronta de la organización comunitaria: los fondos con que fue construido, enviados por Nación, fueron administrados por los propios vecinos involucrados, lo que permitió un importante ahorro de dinero que fue destinado a incrementar los contenidos y equipamiento.

Hace más de veinte años se levantó y abrió esta estructura que lleva muy honrosamente el nombre mapuche Ruca Trabun (lugar/casa del encuentro): gran parte de los chicos que han pasado por la Escuela 89 y la Biblioteca provienen de las comunidades originarias locales, y el espacio constituye claramente un lugar de encuentro que propone ganar sus ámbitos, sus libros y su tiempo al uso colectivo. Una histórica referente y directiva de la Biblioteca fue Ofelia “Chola” Painefilu.

No es casual que el compromiso de esta institución esté anclado en lo social, a través de todas sus participaciones: al manifestarse públicamente en defensa de jóvenes y vecinos ante la violencia institucional, acompañando el izamiento de la wenu foye en la plaza San Martín, sumándose en defensa de la costa pública del Lago en el Foro multisectorial o interviniendo activamente en el Consejo de la Comunidad para la Niñez, Adolescencia y Familia.

 

Toda su oferta cultural y educativa también está atravesada por el mismo espíritu protector y potenciador de derechos: las actividades permanentes, como los talleres que brinda la Municipalidad de literatura y plástica para adultos, tallado de madera, cultura mapuche, o los de dibujo que propone la propia Biblio, las clases de apoyo, todo es gratuito y abierto. También se han realizado jornadas de prevención en materia de violencia de género, a cargo de La maroma. No hay restricciones para acceder al conocimiento y el disfrute dentro de este espacio en el corazón del barrio.

Y al mismo tiempo, la Ruca Trabun participa activamente de otras expresiones populares y culturales, como la Feria del Libro, el Carnaval intercultural, las manchas pavimentales, el Divercine y muchas más. En ocasión de la visita a nuestra localidad de las Madres de Plaza de Mayo Enriqueta Maroni y Aida Sarti, ambas fueron alojadas por la Biblioteca Popular Ruca Trabun.

Por sus salas han pasado escritoras y escritores, poetas, actores, artistas de visita o del ámbito local, tomando contacto con un público cálido y dispuesto.

 

La comisión expresa la necesidad urgente de personal -a cubrir por parte del Municipio- para poder afrontar la atención al público y las tareas vinculadas a las actividades que allí se desarrollan.

Hacia adelante, se presenta el desafío de un crecimiento que incluye una nueva construcción. El terreno que ocupa la Biblioteca es propiedad del Club Sarmiento, otra institución referente del barrio. Existe un proyecto elaborado y gestionado por ambas instituciones para edificar un centro cultural y deportivo y se encuentra en la instancia de búsqueda de financiación. En la medida que se pueda concretar, además de los múltiples beneficios para la comunidad, permitirá la jornada extendida para el régimen escolar de la Escuela 89.

 

Esta línea de compromiso mantiene su coherencia con la incorporación de jóvenes del barrio a las responsabilidades de administrar este espacio. Y, como se expresaron a lo largo de toda la entrevista, colectivamente, como si todos fueran (son) la voz misma de la Ruca Trabun, le resumen a TSN su accionar: “los viejos y los jóvenes, todos aprendemos, todo el tiempo.”