Decía Perón que existe una sola clase de Hombres, los que trabajan. Lo que expone claramente el nudo central de la filosofía Peronista: el hombre, en tanto trabajador  adquiere su dignidad como tal, y su entidad. Por ello, quien quita el Trabajo, quita la dignidad. Peor aún, degrada la condición humana plena. Es probable que Mauricio Macri no tuviera claro este eje conceptual del ser Peronista y por eso participó en el acto del Día del Trabajador con la imagen del General como telón de fondo. Mas aún, un acto convocado por uno de los más nefastos exponentes de la burocracia sindical que, como muchos otros, dejó hace rato la defensa del interés de sus trabajadores representados, y se han transformado en poderosos empresarios y defensores del interés de la patronal (en su mayoría explotadora), el “Momo” Venegas. Algún distraído habrá pensado en un conocido dirigente sindical vitalicio de dudoso patrimonio que transcurre sus días por estas tierras Patagónicas, pero no. Hablamos del sindicalista rural que mira hacia otro lado cuando quedan en evidencia las condiciones de hacinamiento, esclavitud, trabajo infantil, negreo tributario y demás sinsabores y penurias que acosan al sector más vulnerable de los trabajadores en la Argentina.

Apenas asumido, Macri disolvió el RENATEA, organismo creado por el Gobierno de CFK mediante ley Nacional, cuyo objeto era abordar en términos territoriales dicha problemática. Mauricio le devolvió a la patronal y al servil Momo el control y fiscalización de las condiciones en las que se desempeñan los trabajadores rurales. Ha, a la Patronal le eliminó retenciones, que significan de 60 a 90 mil millones de pesos anuales que el Estado dejó de percibir y fueron a engrosar las abultadas billeteras de los acaudalados Patrones rurales.

Un detalle, el 1 de Mayo se homenajea y se hace Memoria de los Mártires de Chicago, masacrados por luchar por mejores condiciones laborales contra la patronal explotadora. Donde estarían ahora? En la Argentina de Macri, miles han perdido su empleo. No hay reactivación pese a que se multiplican los.anuncios ampulosos y optimistas de un Gobierno cuya receta es bicicleta financiera, desindustrialización, apertura de importaciones y caída del consumo. Poco para festejar. O conmemorar.

El Huevo del Tero y el Frente K

Sigue avanzando el año político en Neuquén. Luego de la renuncia de Nanci Parrilli a la conducción del Partido Justicialista, su nuevo conductor, el Diputado Nacional Darío Martínez intenta reordenar la tropa y encaminar el espacio hacia la Constitución de un Frente Político “Anti Macri”. Mejor dicho, un Frente en defensa de la Industria, la Producción, el Trabajo y la presencia activa del Estado. En ese camino se enmarca -no sin riesgos- la convocatoria a un nuevo Congreso del Justicialismo Neuquino en Zapala, el próximo 6 de Mayo. Se espera se rectifique la definición del Congreso anterior. A su vez, la Conferencia de Prensa de la pasada semana, donde confluimos partidos como Kolina y Frente Grande, junto a la conducción del Peronismo y referentes de agrupaciones, constituye un dique clave en el armado de un espacio con identidad clara y, fundamentalmente, con estrategia política para poner en el Congreso dirigentes que defiendan el interés popular y sean orgánicos al espacio y las ideas que lo promueven. Por ello, el espacio Frentista debe ser diverso, pero homogéneo. Los actores que construyamos el mismo debemos tener claro que nuestra propuesta es claramente opositora a Macri. Y por ende, también opositora al Quiroguismo, ariete de Macri -Junto al MPN que Lidera el Gobernador Gutiérrez-. Avalar candidaturas de dirigentes duales que, tienen como método la política del tero, es fortalecer a Macri. Porque si tácticamente se fortalece a su estructura territorial, se es funcional.

En política es buena y necesaria la ambición, siempre que el interés superior del Proyecto Nacional y su impronta territorial estén SIEMPRE por encima de  Cualquier vanidad. Ocupar un lugar en una lista a cualquier precio, o jugando a la vieja política, no suele ser el mejor camino. El campo Nacional y Popular necesita nuevos protagonismo, en lo que refiere a las conducciones Provinciales y Locales. Pero también nuevas prácticas.