Tras el visto bueno de la Oficina Anticorrupción, el gobierno efectivizó la entrega de 16 rutas aéreas. la causa penal, en la que está involucrado el Presidente, sigue su curso.

 

En medio del tramite por un causa penal por “asociación ilícita, negociaciones incompatibles, defraudación contra la administración pública y tráfico de influencias” que tiene como uno de sus imputados al presidente Mauricio Macri, el Gobierno avanzó con la oficialización de la entrega de 16 rutas aéreas a Avianca.

La denuncia tiene su eje en la venta de la aerolínea de la familia presidencial, MacAir, a Avianca y la posibilidad de que la venta este relacionada con la posterior adjudicación de rutas aéreas a Avian, la empresa “low cost” de la aerolínea colombiana.

La imputación del fiscal Jorge Di Lello se sostiene en el otorgamiento de rutas aéreas de Aerolíneas Argentinas a la empresa Avian, que consolidó su posición en el rubro de las “low cost” tras la compra de MacAir, la aerolínea de la familia presidencial. Impulsada por diputados kirchneristas, la denuncia alcanzó a funcionarios vinculados al sector y a empresarios aeronáuticos, entre los que se destacó Carlos Colunga, que continuó al frente de la empresa luego de la adquisición por parte de un directivo de Avianca de la firma perteneciente a Franco Macri.

Sin embargo, el Gobierno prefirió no esperar el desarrollo del trámite judicial y una vez que consiguió el aval de la Oficina Anticorrupción comandada por Laura Alonso y de la Sindicatura General de la Nación decidió avanzar. Por eso el ministro de Transporte Guillermo Dietrich firmó la resolución que autoriza a Avian SA, la aerolínea que comparte accionistas con la multinacional Avianca, a volar en 14 rutas nacionales y 2 internacionales. Los primeros vuelos se harían recién en 90 días a Rosario, Santa Fe, Mar del Plata y Puerto Madryn.

Las rutas ya habían sido otorgadas en febrero, pero el avance de la denuncia judicial contra el presidente Mauricio Macri –imputado horas antes del discurso de apertura de las sesiones ordinarias del Congreso–, Dietrich y el secretario general de la Presidencia, Fernando De Andreis , entre otros, frenó temporariamente  al desembarco.

La situación para el oficialismo se destrabó con los dictámenes favorables de la Oficina Anticorrupción y la Sindicatura General de la Nación, que cerraron la polémica por el conflicto de intereses. “A la fecha de inicio del procedimiento ni el Sr. Presidente de la Nación ni sus familiares poseían interés económico en la sociedad McAir Jet SA”, dice el dictamen de la OA. Pero el ente que conduce Alonso no dice nada sobre la posibilidad de que Avian haya comprado la empresa de los Macri sabiendo que el Presidente le daría curso a la llegada de las “low cost”.

Con la resolución firmada por Dietrich  Avian se suma a otras tres empresas, mal llamadas de low cost, que ya habían sido habilitadas para volar. Son American Jet, Andes y Alas del Sur. Resta definir la situación de FlyBondi.