En la Provincia de Bs.As ganó la dignidad, la democracia; pese a los ataques personales y de gran parte de la corporación mediática sobre la figura de Roberto Baradel se impuso el espíritu colectivo de los y las trabajadores/as de la educación, que saben que si el gobierno nos doblega, doblega a  la sociedad  en su conjunto.

Roberto Baradel fue electo por más del 70% de los votos  como Secretario General del gremio de los docentes bonaerenses SUTEBA.  El gobierno de la provincia de Bs.As junto con el Gobierno Nacional trataron por todos los medios a su alcance de desprestigiar la figura de Baradel, montaron operaciones mediáticas acusándolo no haber estado nunca en la escuela pública, de sostener una vida de lujos, de no poseer el  título  de abogado; cada una de estas operetas – a las que ya estamos acostumbrados – fue cayendo una a una, mientras se sucedían los ataques personales y a su familia, amenazas de muerte que se hicieron extensivas a sus hijos y nietos, amenazas que el Presidente de la Nación en pleno Congreso se encargó de banalizar aludiendo que “Baradel no necesita que nadie lo cuide“. Es en este contexto, de amenazas y operaciones mediáticas, represión, caída del poder adquisitivo y desempleo, de lucha  por la reapertura de la Paritaria Nacional y por conseguir romper el techo salarial del 17% de aumento que pretendía consolidar el Gobierno Nacional y sus aliados provinciales, donde la lucha colectiva triunfa.

La elección llega en medio de la confrontación salarial  del Frente de Unidad Sindical, liderado por SUTEBA, con el gobierno de Vidal; la contienda electoral  se dirime entre dos tendencias: la que representa la conducción Celeste/Violeta y la lista opositora Multicolor conducida por Romina Del Plá. La derrota es aplastante, 75% de los votos para la lista de Baradel y el 25% para la Multicolor de Del Plá;  el proceso electoral estuvo empañado por las denuncias de fraude por parte del Frente Multicolor, que agrupa en su seno a varias agrupaciones de tendencia trotskista, Del Plá acude al verdugo de los/as trabajadores/as (Jorge Triaca) para violentar un proceso electoral transparente, pero no logra su cometido. Siguiendo las mismas tácticas y obteniendo siempre las mismas derrotas el trotskismo, elección tras elección,  elabora denuncias sin sustento, ningunea la democracia sindical, y, sobre todo, subestima el voto de cada compañero/a que participa a conciencia en el acto electoral. Estas minorías a través del descrédito a los sistemas electorales, sólo buscan acceder a las organizaciones sindicales como trampolín para sus apetencias políticas, traducen su escasa representatividad en funcionalidad y complicidad constante con el sistema político que dicen combatir. Las recorridas de Del Plá por medios como Clarín y la Nación son muestra de esta complicidad, la mediáticas denuncias ante el Ministerio de Trabajo son muestras de esta funcionalidad, y todo este aparataje accionado en medio de un proceso electoral con una lucha en progreso por mejoras salariales y por apertura de las paritarias nacionales. Así, en un contexto de ataque al salario, a las condiciones laborales y previsionales, con un aparato represivo en la calle, el Frente Multicolor arremete contra las conducciones de los/as trabajadores/as que pretende representar, pero en el fondo ataca a la democracia misma de nuestras organizaciones y del conjunto de los/as trabajadores/as, ese laberinto en el que están perdidos los lleva a no revisar sus prácticas,  sus luchas consignistas y testimoniales terminan agriando los estandartes que portan, en una lucha sin obreros/as, sin  trabajadores/as, y con escaso respaldo popular, esas condiciones objetivas que no leen, esa conformación de clase que no registran, los lleva a perderse y  confundir el adversario.

Es en este cuadro donde se impone la Democracia de  Baradel y el SUTEBA, a todo un engranaje que pretendió convertirlo en blanco,  para anular la lucha del colectivo de los trabajadores/as de la educación; se le respondió con organización, apego a la lucha y a la democracia sindical.

De esta manera cierra un ejercicio democrático que se desarrolló en medio de las luchas provinciales, con marchas federales, una Escuela Itinerante  frente al Congreso de la Nación y con nuestra entidad madre CTERA aunando la lucha a nivel nacional. Nos quedan muchos desafíos por delante en un camino de perseverancia, de resistencia ante los embates de este modelo conservador/neoliberal, sendero en que los docentes seremos y hemos sido la voz de un pueblo que no tolera más el endeudamiento, las transferencias económicas extraordinarias a los grupos concentrados de la economía, los negociados entre funcionarios y familiares, el desempleo,  la alta inflación,  la represión y las avanzadas del Ministro de Educación, Esteban Bullrich,  sobre el sistema educativo: desmembramiento del Ministerio de Educación de la Nación, sub-ejecución del presupuesto educativo, anulación de la Paritarias Nacionales, pruebas estandarizadas, meritocracia por sobre las trayectorias escolares, lo privado en detrimento al acceso social a la educación y próximamente el intento, a través de las dos cámaras legislativas, de imponer un “PLAN MAESTRO” que viene a destruir la ley de financiamiento educativo para disponer libremente del PBI asignado a educación; un proyecto que flexibilizará nuestras condiciones laborales y vendrá acompañado de una reforma pedagógica profunda en beneficio del sector empresarial,  el estatuto docente seguirá en la lista de derechos que serán devorados por esta vorágine empresarial; el caballo de Troya rueda,  lleva dentro el germen de la destrucción de la escuela tal y como la conocemos, transforma la educación en un negocio, al estudiante en un cliente y el docente en una pieza descartable.  Los/as trabajadores/as de la educación con dignidad, constancia y más democracia lucharemos contra  de la soberbia elitista de hombres y mujeres que se creen superiores, en una especie de darwinismo social aggiornado,  por el sólo hecho de haber lucrado durante décadas con los bienes de todo un pueblo.

Saludamos la democracia sindical y a todos/as los/as trabajadores/as en su conjunto, que sabemos, en palabras de Octavio Paz, que “…quien conoció la esperanza ya no la olvida. La sigue buscando bajo todos los cielos; entre todos los hombres, entre todas las mujeres…” y esa esperanza nos arroja paso a paso hacia el presente y hacia el futuro, por supuesto… siempre… con los zapatos de Isauro.

Maximiliano Del Rio

Secretario General de ATEN SMA.