El reloj marcaba las 15 horas del pasado jueves 18, en la sede de la Intendencia, cuando se abrieron las puertas del Salón Auditorio. De prisa y en calma fueron ingresando los grupos.  Voces entrecruzadas, risas tímidas, murmullos, alegría.

Cada grupo con sus talleristas tomó su lugar asignado. En cada rincón del salón podía verse luciendo la bandera de cada uno de los Consejos.

Una  vez reunidos todos los grupos, se hicieron presentes: en primera instancia Laura y Gloria responsables de Educación Ambiental del Parque Nacional Lanín y posteriormente hizo su ingreso Horacio Peloso, Intendente del mismo.

Para facilitar el rápido conocimiento entre los concurrentes, como punto de partida se propuso un juego consistente en encontrar nombres: en una canasta cada  participante debía tomar un papel en el cual podría leer un nombre, posteriormente por medio de preguntas tenía que lograr acceder a la persona que llevara ese nombre. Una vez producido el encuentro debía  el poseedor de ese nombre colocarse el cartelito en su ropa.

¿Qué día cumplís?

En pos de seguir profundizando el conocimiento  se armó una gran ronda  en la cual todos los participantes se tomaban de una soga.  Respetando la consigna de trasladarse siempre con una mano sosteniendo la misma, los participantes debían rotar ubicándose en el mes de su cumpleaños para así formar un calendario bien ordenadito.

Trajimos un regalo.

Hechas las presentaciones, cada Consejo mostró el trabajo,  que en cada sede, se realizó de cara a la visita, Collages, Dibujos, Ingeniosos objetos fueron parte de los obsequios que los niños prepararon para Horacio Peloso quien retrató cada uno de ellos.

Presentados y habiendo hecho entrega de los regalos fue el momento del aprendizaje y  la curiosidad.  Brigida Vilariño,  a cargo de los talleres planteó una pregunta que operó como disparador. Le consultó a  Horacio Peloso si entre las consideraciones que los niños habían hecho en los trabajos respecto de su labor había alguna tarea de las que han manifestado que hacen, no hacen o a la inversa. Este planteo dio lugar a la exposición de Horacio Peloso sobre su trabajo.

Fue el turno de las preguntas, muy ingeniosas por cierto. Algunas vinculadas al Parque en sí, otras a la labor de guardaparques e intendente. Cerca del cierre. Se procedió a compartir la merienda: jugo y alfajores, y a disfrutar lo que restaba del encuentro.

Un último juego reunió nuevamente a los concurrentes. Carteros que reparten cartas. Coincidencias que unen y reúnen. Ya sobre el final el tiempo de los agradecimientos. Laura y Gloria entregaron a los talleristas dos juegos de mesa a modo de obsequio.

Una canción unió las voces sobre el cierre. El reloj marca que pasaron unos minutos de las cinco y que es tiempo de volver. Los grupos se saludaron y todos emprendieron  regreso a sus hogares conociendo algo más de nuestro Parque Nacional Lanín.

Infancia y Adolescencia SMA