De acuerdo a las cifras del INDEC, los productos que consumen los más pobres aumentaron más que la inflación este año. El valor de la canasta básica de pobreza aumentó el 10,2% y la inflación promedio se incrementó el 9,1% en lo que va de 2017. A este ritmo, los carritos de supermercado empiezan a parecer vehículos de alta gama.

En lo que va del año, los precios de los productos y servicios que consumen los sectores más pobres aumentaron más que la inflación promedio, de acuerdo a las cifras del INDEC.

Así, mientras el valor de la canasta básica de pobreza aumentó el 10,2%, la inflación promedio se incrementó el 9,1%.

Según los números oficiales, una familia tipo ( matrimonio y 2 hijos) necesitó en diciembre pasado $ 13.155,83 para no ser considerada pobre. En abril, esa misma canasta aumentó a $ 14.501,06. Un incremento de $ 1.345,23 en solo cuatro meses.

Con relación a abril de 2016, la inflación promedio fue del 27,5%, mientras la canasta total se encareció el 28,1%. Para una familia tipo pasó de $ 11.320,71 a los $ 14.501,06: un incremento de $ 3.180,85 La canasta básica se compone de una cantidad de alimentos, como pan, verduras, frutas, carnes, o lácteos, y de gastos que consumen los segmentos de menores ingresos.

Fuente: Clarin