san martín de los andes.- Si bien en mayo se separaron, por alguna razón esa noche volvieron juntos de un boliche al que habían salido a bailar y una discusión fue todo lo que él necesitó para matarla a puñaladas con un cuchillo tipo carnicero en un dormitorio de su casa. Luego de asesinarla, el agresor se bañó, se cambió y, después de esperar 12 horas, decidió entregarse junto a su madre en la comisaría. Se trata de Esteban Alejandro Antileo, un sereno de 36 años, ex pareja de la mujer, a quien la Justicia acusó por femicidio.

El hombre cumplió con su amenaza y Laura Painefilu se convirtió en la segunda víctima de femicidio en la provincia en lo que va del año. Ella lo había denunciado en mayo por violencia de género y había solicitado una medida para que no se le acerque.

Al respecto, el comisario Mauricio Troncoso detalló que la mujer de 33 años lo denunció específicamente por violencia verbal y por amenazarla con un cuchillo. “Él estaba con tratamiento psicológico por intentos de suicidio”, afirmó el comisario.

En la mañana del domingo, cuando se desató el horror, los tres hijos de la pareja se encontraban en la casa de una abuela.

En la vivienda de la víctima, en el barrio Vega Maipú, sólo estaban la mujer y su agresor, a unos 12 kilómetros de distancia del centro y sin nadie a quien recurrir.

El cuerpo sin vida de la víctima fue hallado luego de 12 horas, cuando el hombre se presentó en la delegación Cordones de Chapelco junto a su madre y dejó absortos a los efectivos policiales.

De su propia boca, admitió haber asesinado a su ex pareja y se entregó con total tranquilidad.

“Estamos todos muy conmocionados”, afirmó el fiscal Fernando Rubio, quien apuntó que, según las declaraciones de testigos, la víctima y su agresor habrían estado la noche anterior en un boliche de Junín de los Andes.

Funciona las 24 horas los 365 días del año. Si sufrís o sabés de alguna víctima de violencia, podés llamar y denunciar.

Ya lo había denunciado por violencia de género el mes pasado

A tan sólo unas semanas de que Laura Painefilu se separara de su pareja, con quien convivió 17 años, y dejara asentado que había sufrido violencia de género por parte del hombre, la mujer se convirtió en una nueva víctima de femicidio. Se conoció que su agresor, Esteban Antileo, se encontraba con tratamiento psicológico, luego de que intentara quitarse la vida.

En cuanto a los tres hijos de la pareja, el hombre se presentó en mayo en la Comisaría del Menor para hacer una exposición y dejar asentado un acuerdo de palabra, al que habían arribado entre ambos, por el cual los dos más chicos, de 8 y 11 años, se quedaran viviendo con el acusado, mientras que la hija mayor de 15 se quedara con la mujer.

Lo acusaron por femicidio y le dieron un mes de cárcel

La Justicia acusó a Esteban Antileo por el femicidio de su ex pareja y madre de sus tres hijos, Laura Painefilu, y le dictó un mes de prisión preventiva. El informe forense preliminar señaló que la víctima presentaba heridas de arma blanca en cuello y tórax.

Ayer por la noche se realizó una audiencia en la que el juez Nazareno Eulogio avaló la petición de la fiscalía y acusó a Antileo de homicidio doblemente agravado por el vínculo y por femicidio.

Si bien el fiscal Maximiliano Bagnat solicitó una prisión preventiva de cuatro meses para el acusado, bajo el riesgo de entorpecimiento, el magistrado determinó otorgarle sólo un mes por el momento.

Según lo detallado por la fiscalía en audiencia, el hecho se produjo el domingo a las 10 en la vivienda de la mujer, ubicada en calle Hugo Berbel del barrio Vega Maipú.

Allí, luego de mantener una discusión “en el contexto de violencia de género”, y tras una relación de 17 años de pareja, el acusado tomó un cuchillo de 25 centímetros tipo carnicero y le asestó al menos una puñalada en el cuello y varias en el tórax.

El resultado preliminar de la autopsia determinó que la mujer murió como consecuencia de un shock hipovolémico provocado por las puñaladas que recibió.

Al cierre de esta edición se continuaba realizando la autopsia, por lo que no fue posible aún determinar el número de heridas de arma blanca que presentaba el cuerpo de la víctima.

El hombre se entregó el domingo por la noche, en compañía de su madre, y admitió ser el autor. Durante la audiencia, Antileo manifestó entender la acusación y con la mirada perdida, volvió a su rostro inexpresivo.

Se determinó que la víctima presentaba al menos una herida de arma blanca en el cuello y varias en el tórax.