La Cámara de Comercio, Industria y Turismo de San Martín de los Andes, luego de firmar un convenio con el Consejo de la Comunidad para la Niñez, Adolescencia y Familia, y con la Mesa Política de Participación Infantil (MePPI), abrió la convocatoria a todos los comercios que deseen convertirse en “Puntos Amigables” de los niños y niñas de la ciudad. Para hacerlo hay que escribir a info@ccomercio.com.ar, para lo cual no hace falta ser socio de esta institución.

La propuesta consiste básicamente en la detección y puesta en marcha de espacios físicos (puntos amigables: comercios e instituciones) con adultos en condición de contener y acompañar la resolución de un problema que pudiera suscitarse en la vía pública.

Estos puntos amigables irán sumándose hasta abarcar todos los barrios de la ciudad. Serán de fácil acceso y estarán señalados con calcos para su identificación. Los adultos que reciban a los niños y niñas deberán tener predisposición y empatía para atenderlos, así como también contarán con información de posibles acciones a implementar en cada situación, con guía de recursos disponibles y teléfonos de contacto.

Se presentan como posibles dificultades a resolver la pérdida de la tarjeta de colectivo, la mordedura de un perro, peleas entre pares, caídas, estar perdido, tener miedo, necesidad de llamar a su casa, entre otros.

Este programa es parte del trabajo de la MePPI (Mesa Política de Participación Infantil), que tiene la función de tomar lo expresado por niños y niñas en los Consejos de Niñ@s Ciudadan@s y en el Congreso de Niñ@s y hacer de sus inquietudes y necesidades políticas públicas para que tengan una ciudad mejor.

En este sentido, reclaman a los adultos “que nos quieran y nos cuiden”, y ponen su foco en el uso seguro de los espacios públicos para transitar, jugar, crecer. De allí surgen los programas, que se complementan: Caminos Seguros a la Escuela, Puntos Amigables, Calles para Jugar, Mundial de Rayuela, que estamos desarrollando.

Se proponen entonces que los niños y niñas, así como también sus padres y familiares, puedan recuperar la confianza en el espacio público y promuevan su uso, tanto para el traslado a distintas actividades y eventos, como así también para el disfrute juegos y encuentro entre pares.

Es que a partir de la autonomía para circular en la vía pública, se ejercitan habilidades para la resolución de situaciones de la vida diaria y se afianzan entre otros, sentimientos vinculados a la seguridad y autoestima, necesarias para promover un desarrollo saludable en niños y niñas.

Infancia y Adolescencia SMA