Respecto a las “10 verdades del cerro Chapelco” recientemente difundidas por los diputados provinciales del bloque del Movimiento Popular Neuquino (MPN) desde el partido Justicialista de San Martín de los Andes y el bloque de concejales del Frente para la Victoria (FpV) queremos manifestar lo siguiente:

Cuando se trata de nuestro pueblo, la única postura es involucrarse, por eso valoramos positivamente que vuelva al debate público la temática del Centro de Esquí y del cerro Chapelco todo, dada la enorme importancia estratégica que tiene para San Martín de los Andes. Este tema merece ser debatido, pensado y decidido públicamente a la luz del día y sin ocultamientos, dada la enorme importancia estratégica que tiene para San Martín de los Andes.
Por supuesto que todos estamos de acuerdo y deseamos el éxito, el crecimiento y posicionamiento de nuestro centro invernal. Lo que demandamos es que el desarrollo del cerro, clave para la economía de nuestra ciudad se haga con la participación de la ciudadanía de San Martín de los Andes y contemplando a todos los actores económicos y sociales en su planificación, y sobre todo se haga cumpliendo la Constitución Provincial y las leyes.
No alcanzarían estos párrafos para hablar de una historia en la que los Sanmartinenses fuimos vinculándonos con nuestro cerro, a partir de la audacia de los primeros que se aventuraron a practicar un esquí rudimentario, marcando los primeros pasos del desarrollo turístico, cuando empezaba a agonizar la tradición maderera que le daba sustento a cientos de familias. A partir de allí, el empuje de una comunidad y el apoyo de estrategias provinciales, fue consolidando un rumbo que básicamente planteaba concesionar la explotación del complejo invernal, que a partir de 1973 se adjudicó a la Empresa Lagos del Sur, con el accesorio de una estación turística de montaña en la base del cerro, a la que se denominaría “Aldea del Sol”.
En el marco de esa historia y de esas Leyes entendemos legítimo el debate sobre nuestro desarrollo. Sobre nuestro mañana.
La secuencia de concesiones, obras consolidadas y emprendimientos truncos, resulta imposible de sintetizar en pocas líneas, pero factores no previstos fueron tomando un peso central que debía tenerse en cuenta, a raíz de la consolidación y el reconocimiento de derechos constitucionales de legítimos propietarios de las tierras en el cerro: las comunidades Vera y Curruhuinca. Dispuestos a hacerlos valer como lo establece también la Constitución Provincial, que obliga a proyectar cuando se cuenta con “consentimiento previo, libre e informado” de los dueños de las tierras de cualquier decisión que afecte su destino.
En ese contexto, en los últimos quince años, se aprueba la ley n° 2.388/2002 de Municipalización del Cerro Chapelco, que transfiere a San Martín de los Andes las tierras provinciales afectadas a la Concesión, que al encontrarse DENTRO DEL EJIDO municipal, implicando entonces que quién puede autorizar y evaluar construcciones, aprobar planes de urbanización con los índices de San Martín de los Andes, es el municipio y no un juego de azar.
Al mismo tiempo la Ley n° 2.780 de Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos, ordena  proteger a esos bosques, debido a su fragilidad y a su importancia para los suelos y las aguas que dan sustento a los arroyos de San Martín de los Andes que desembocan en el lago Lacar.
Sin embargo, por presentaciones judiciales, por el título de un diario y por declaraciones de un ministro, nos fuimos enterando de la venta por Decreto de 140,8 Hectáreas a valor fiscal para un DESARROLLO INMOBILIARIO en el cerro Chapelco, venta de tierras públicas, sin intervención de la Legislatura, como establece la Constitución Provincial. Resulta de esto el riesgo de un desarrollo desproporcionado de lotes que atente contra derechos y leyes ya mencionados, y que implicaría el riesgo de un desarrollo económico aislado de San Martín de los Andes.
En los últimos años fuimos testigos de buenas prestaciones e inversiones por parte del actual concesionario. Celebramos la culminación del camino de Los Siete Lagos y el equipamiento del aeropuerto. Muchos trabajamos desde el gobierno nacional anterior para el posicionamiento de nuestro destino turístico y sus condiciones extraordinarias en cuanto a las obras de infraestructura como la ruta de los siete lagos. Como así también las del aeropuerto, merito del actual gobierno nacional. Siempre con el acompañamiento del anterior y actual gobierno provincial. Y que hay que ser generosos a la hora de reconocer meritos y esfuerzos y sobre todo entender que la continuidad en la obra pública habla de la madurez de los gobiernos, ya que la obra pública tiene un solo dueño: el pueblo
Con la convicción de que este Pueblo debe estar en el centro de las decisiones que se tomen sobre sí mismo. Con la mirada puesta en cada niño y cada niña que están naciendo y que necesitan que caminemos hacia un San Martín de los Andes inclusivo, justo, sustentable. Realizable.

cjal. Rodolfo “toto” Manson                                                     cjal. Martín Rodríguez