Andrea Vaca Narvaja, empleada de planta permanente durante 11 años en Anses, fue despedida por “falta de confianza”. Es militante de La Cámpora y en el gobierno kirchnerista fue jefa de la regional Sur I del organismo. En su denuncia pública, advierte que le “hackearon su mail pesonal”.

La ex jefa regional sur de la Anses (Administración Nacional de la Seguridad Social), Andrea Vaca Narvaja, denunció que fue despedida del organismo por “persecución política e ideológica” por la actual administración, aún siendo personal de la planta permanente.

Tal como informó en un comunicado, “el 23 de junio de 2017, por medio de una carta documento  fui notificada de la Resolución 2017-302 – Anses, que dispuso mi despido por ‘Falta de Confianza’”.

Vaca Narvaja explicó que entre los motivos del despido, las autoridades del organismo fundamentan que la pérdida de confianza se origina en una licencia médica de octubre 2016, para la cual presentó, como corresponde, “las certificaciones legales médicas por dos profesionales calificados de Neuquén”. Agrega que tiene el “alta médica” desde abril de este año y se reincorporó a su lugar habitual.

En el medio hubo dos “altas intempestivas” desde Anses central, y sendas juntas médicas en Buenos Aires “que cumplí en tiempo y forma”, continúa, pero explica que “las interrupciones del reposo y tratamiento, y el acoso, trajeron lógica recaídas y nueva indicación de reposo”, e incluso los médicos que la asisten pidieron que “se suspenda el ‘acoso a la paciente’”, señala la denunciante.

Los responsables del despido, en la carta documento, también aducen que tenía una denuncia penal en su contra en el año 2015, y Vaca Narvaja aclara que nunca fue citada ni notificada de la misma, y que se enteró de ello al recibir la carta de despido.

Asimismo, la acusan de “tráfico de influencia para que no se opongan al emprendimiento petrolero de Vaca Muerta”, algo que la empleada despedida y ex directiva del ente previsional califica como “realmente insólito, inexplicable y fantasioso”, y también le atribuyen “irregularidades” en datos personales ajenos a la institución, “hackeando mi mail personal”, advierte.

Puntualiza además que “nunca recibí sanciones, llamados de atención o apercibimientos”, y que tampoco “nunca se me realizaron sumarios, ni fui notificada de que existiera alguno, y menos aún de denuncias penales, ni citas en la justicia, provincial o federal”. Destaca incluso que “todas las Auditorías realizadas en mi gestión no recibieron observaciones”.

En enero de 2016, cuando ingresó la nueva gestión en Anses, por medio de la Resolución General 004/16 fueron desafectados de su cargo todos los jefes regionales del país.

Finalmente, Vaca Narvaja recuerda que “en el año 2016, el titular del Anses, Emilio Basavilbaso, y el director de Relaciones Gremiales e Institucionales del organismo, Francisco Bosch, fueron imputados por la presunta extorsión a jefes de Unidades de Atención Integral (UDAI) –muchos de ellos militantes de La Cámpora– para que renuncien a sus cargos de planta permanente a cambio de cobrar tres meses sin trabajar, y en caso de que no aceptasen la propuesta, era ser despedidos con causa justa”.

Por estos motivos, el fiscal general de la Procuraduría de Investigaciones Administrativas (PIA), Walter Rodríguez, “abrió formalmente una investigación y le solicitó al juez federal Sebastián Ramos varias medidas de prueba para avanzar en el caso”.

“Varios compañeros que ocuparon cargos en jefaturas y coordinaciones fueron despedidos con causa justa (falsas) a fin de concretar el despido, evitando el pago de indemnización”, señaló Vaca Narvaja, y agregó que “el organismo desde el año 2016 se encuentra en estado de ‘alerta’ con asambleas en forma permanente”.

Fuente y foto: Va Con Firma