“Las cantidades vendidas por los comercios minoristas cayeron 1,4% en junio frente a igual mes del 2016 y acumulan una baja anual de 3% para el primer semestre del año”, indica el informe de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) sobre ventas minoristas de locales a la calle.

La cifra cobra mayor relevancia cuando se analiza que en junio de 2016 ya hubo una caída del 9,8% con respecto a 2015.

“El mercado fue más difícil para los productos de compra selectiva, donde hubo mucha prudencia en las operaciones por la pérdida de poder adquisitivo de las familias”, señala el informe, y destaca que “donde se percibió un mejor resultado, fue en los productos de consumo masivo”.

En la comparación con mayo, las ventas crecieron 15%, aunque esto se debe “en parte a la estacionalidad que suele tener el mes” de junio y dos factores ayudaron a que la caída no sea aún mayor: “el efecto aguinaldo”, que “se sintió en la segunda quincena” y el día del padre que “ayudó a empujar las ventas en determinados rubros”.

El relevamiento para evaluar la evolución interanual de las ventas minoristas se realizó entre el 25 y 30 de junio y se cubrió un universo de 1.750 comercios pequeños y medianos de la Ciudad de Buenos Aires, Gran Buenos Aires, y el interior del país, en los principales 17 rubros que concentran el consumo minorista familiar. Según CAME, “para muchos negocios junio fue hasta el momento el mejor periodo de 2017”.

Los derrumbes anuales más profundos se registraron en el rubro “Calzados” (-3,0%), “Textil Blanco” (-3,3%) y “Neumáticos” (-3,8%); mientras que en el sector de ‘Alimentos y bebidas’, las ventas descendieron 0,3%, donde los comercios pymes perdieron en manos de las grandes cadenas de supermercados que lanzaron estrategias atractivas.

Came destaca que “la tasa de caída en las ventas minoristas se viene reduciendo fuertemente, aunque todavía no alcanza para revertir el ciclo recesivo” y agrega que “en la segunda quincena de junio se notó cierta mejora  en el hábito de consumo de las familias, y los empresarios creen que se debería estar cerca del piso de la retracción”.