El primer ministro de Iraq, Haider Abadi, llegó a la ciudad de Mosul, escenario de los intensos combates contra el grupo terrorista Daesh durante ocho meses, para anunciar formalmente la “liberación” de la urbe.

La liberación de Mosul de las manos de Daesh (ISIS) sería la mayor derrota de los extremistas desde 2014, cuando las fuerzas de seguridad iraquíes se vieron obligadas a ceder ante el avance de Daesh, menciona la agencia AFP.

No obstante, la declaración formal no significa el cese total de las hostilidades  ya que los tiroteos y los ataques aéreos todavía se producen en la urbe, agregó.

La operación para retomar Mosul se lanzó en octubre de 2016 acompañada de encarnizados combates entre el Ejército y los terroristas. Los enfrentamientos afectaron gravemente a la población civil de la urbe. Se estima que cerca de 900.000 habitantes se vieron desplazados.

Además, los ataques aéreos de la coalición  internacional encabezada por EEUU y el uso de los civiles como escudos humanos por los terroristas causaron muchas víctimas entre la población.