Hace 6 inviernos que junto a mi esposa Laura vivimos de forma permanente en la calle Oscar Matus del Barrio Kaleuche.

Desde nuestra llegada a este barrio en desarrollo que tenemos absoluta consciencia de la dificultad del lugar donde elegimos vivir, y accionamos en consecuencia. Somos una familia completamente autosuficiente y sinceramente, no hemos hecho mucho caso a que, a pesar de ser una calle nombrada y certificada por la municipalidad, la misma nunca ha tenido ningún tipo de mantenimiento, por parte de las autoridades. Ni siquiera hemos reaccionado a la cantidad de veces en las que aun nevando hasta 60cm en una noche, la máquina pasa por la esquina y no ingresa a nuestra calle.

(En 6 inviernos, la máquina sólo ha ingresado a nuestra calle en 2 ocasiones: la primera porque intercepté al maquinista en la esquina, y la segunda porque era un maquinista que no conocía el barrio y se metió por equivocación y volvió a salir sin llegar a mi casa)…

Nos bancamos no tener agua. Gastar 2000 pesos por mes de electricidad, y tener que estar haciendo leña 10 meses al año…

Sin embargo, en esta ocasión, mi esposa Laura se encuentra embarazada de nuestra segunda hija, y con más de 38 semanas de gestación, en cualquier momento tendremos que salir al hospital a dar a luz. Esto, si podemos…

Digo esto porque no sólo estamos sin suministro eléctrico desde el jueves por la tarde, (En un barrio que no tiene gas), sino que además, en la mencionada calle donde vivimos, la nieve acumulada los pasados días supera el metro de altura.

Y a pesar de tener un vehículo antiguo pero acorde al lugar donde vivimos, nos es completamente imposible salir de nuestra casa, (la nieve literalmente nos ha sepultado), ni mi mujer embarazada, ni mi primer hija de 2 años. Ni yo.
Además, desde el viernes que estamos completamente incomunicados, ya que la señal de claro que habitualmente llega sin inconvenientes, tampoco funciona…

El sábado por la noche informamos a la municipalidad de nuestra necesidad particular, y hoy, lunes, muy temprano, logramos informar al director de defensa civil, mediante SMS, quien muy atentamente nos respondió de inmediato que iba a cursar otra vez el pedido de apertura de caminos en los barrios…

Hoy, lunes, desde la municipalidad nos informaron que la máquina vendría por la tarde, pero siendo más de las 22 hs aquí no ha venido nadie… Ya no sabemos qué hacer o a quién llamar… Y sinceramente no sé qué haremos sí mi esposa se pone de parto..

Entendemos que las autoridades deben estar muy complicadas con lo ocurrido, y que hay que darle prioridad al turismo y a los barrios más numerosos, pero nuestra situación es límite y no sentimos que nuestra comprensión sea retribuida de igual forma por las personas a quienes les corresponde…

De hecho, nos sentimos completamente abandonados y desamparados…