“La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la OEA considera pertinente una vez más, que el Estado argentino, de conformidad con sus obligaciones internacionales, se encuentra obligado a atender la decisión del Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de la ONU, que determinó que la detención de la señora Sala es arbitraria, llamando a su liberación inmediata”, sostuvo el titular del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Horacio Verbitsky al leer la resolución sobre la medida cautelar que presentaron ante el organismo.

El titular del CELS, señaló que “la presentación que hicimos en febrero de 2016 con Aminstía (Internacional) y con Andhes (Abogados del Noroeste Argentino en Derechos Humanos) ha dado buen resultado, y en el día de la fecha la CIDH ha concedido la medida cautelar que solicitamos”, y destacó que “liberación inmediata quiere decir liberación inmediata”.

“La CIDH sostiene que el Estado argentino tiene la obligación, no es una sugerencia, de cumplir con la decisión del grupo de trabajo que en octubre del año pasado determinó que la detención es arbitraria, y que Milagro Sala debe ser inmediatamente liberada”, remarcó el periodista y titular de la organización no gubernamental.

En la resolución de la CIDH, se plantea que “existen una serie de particularidades que rodean la privación de la libertad de la señora Milagro Sala”, e identificó “múltiples factores de riesgo que incluyen presuntos hostigamientos, una amenaza de muerte y agresiones en su contra”.

Destaca que “el incumplimiento de la decisión de liberarla”, que lleva nueve meses, “ha tenido un especial impacto sobre la integridad personal de Milagro Sala que se sigue agravando a lo largo del tiempo”.

Por estos motivos, y “dadas las irregularidades, y del incumplimiento de la orden de libertad inmediata, la Comisión Interamericana “señala que no puede permanecer en la cárcel en estas circunstancias y menciona como alternativas posibles, la libertad con vigilancia electrónica, o el arresto domiciliario”, sostuvo Verbitsky.

A mediados de junio de este año, una delegación de la CIDH visitó a Milagro Sala en la cárcel del barrio Alto Comedero, en San Salvador de Jujuy, y mantuvo reuniones con el gobierno de Gerardo Morales y los abogados de Sala para recopilar información sobre la detención de la dirigente y también parlamentaria del Mercosur.

La secretaría de Derechos Humanos de la Nación emitió un comunicado donde explicó que informará a “las autoridades judiciales y administrativas” de Jujuy las medidas solicitadas por la CIDH respecto de “las condiciones de detención” de Sala, “tendientes a garantizar su integridad personal” y para “su conocimiento e intervención, en el marco del pleno respeto a la independencia de poderes y las autonomías provinciales”.

Agregó que el gobierno nacional “reafirma su apoyo y respeto al sistema interamericano de derechos humanos, reiterando su compromiso con la defensa de las garantías individuales, para avanzar en el fortalecimiento de nuestra democracia”.

Frente a esto, Verbitsky indicó que celebran “que el gobierno de Jujuy ratifique su respeto al sistema interamericano de derechos humanos”, pero añadió que “el respeto se manifiesta en el cumplimiento de las decisiones”, y que “no basta con decir que respetan la decisión”, sino que “además hay que cumplirla”.

Además, según remarcó el periodista y presidente del CELS, “el Estado nacional tiene el deber de garante en relación a Milagro Sala frente a la resolución de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos”.

Fuente: Va Con Firma