Fue masiva ayer la participación de votantes en las elecciones de convencionales constituyentes, impulsadas por el presidente Nicolás Maduro con el propósito de reformar la Constitución Nacional.

Más de 8 millones de ciudadanos concurrieron a votar en el marco de diversos enfrentamientos entre militantes de la oposición al gobierno chavista y las fuerzas de seguridad encargadas de mantener el orden. Según los datos oficiales, a raíz de los enfrentamientos hubo 8 personas fallecidas.

Los episodios de violencia se desataron en diferentes sectores de las ciudades más grandes del país, donde distintos grupos que realizaban cortes de calles, bloqueando los accesos a lugares de votación fueron desplazados por la Guardia Nacional y la Policía Bolivariana.

El reclamo principal por parte de la oposición de Venezuela, gira en torno a la supuesta “ilegalidad de las elecciones”, la “ilegitimidad del gobierno de Maduro” y la situación económica en el país.

Para la oposición el nivel de asistencia electoral fue penoso, y según  sostuvo el actual gobernador de Miranda, Henrique Capriles,  la “participación no llegó ni siquiera al requerimiento de 15% de los electores que podría solicitarla según la ley”

Para el gobierno nacional, la jornada fue un éxito. La presidenta del Consejo Nacional Electoral, Tibisay Lucena, precisó que “8.089.320 personas participaron y votaron en las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente”.

La funcionaria lo describió como una participación “alta y sorpresiva”, que alcanzó el 41,53 por ciento del padrón electoral.

El ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, sostuvo que a raíz de la elección “se ha recuperado el poder constituyente en Venezuela”, y además exhortó a  “los países del mundo respetar la voluntad del pueblo”.

Los gobiernos de Bolivia, Nicaragua y Cuba, aseguraron que Venezuela saldrá victoriosa ante los ataques injerencistas de la Organización de Estados Americanos (OEA), de la derecha latinoamericana y de los EEUU y felicitaron al pueblo en diferentes comunicados.

En contrapartida, Nikki Haley, embajadora de Estados Unidos ante la Organización de las Naciones Unidas, sostuvo que su país no aceptará un gobierno ilegítimo en Venezuela. “Las elecciones fraudulentas de Maduro son otro paso hacia la dictadura”

Además de Estados Unidos,  los gobiernos de Argentina, Brasil, Chile, Perú, y España, entre otros, anunciaron que desconocerán los resultados de las elecciones en Venezuela. Contrariamente a todas estas posiciones.

Triunfos y derrotas de ambos sectores divididos en Venezuela. A pesar del llamado a elecciones, el diálogo entre ambos actores parece alejarse cada vez más. En sintonía con la situación social del país, la prensa internacional también realizó coberturas y análisis opuestos demostrando una vez más que la división  ideológica y los intereses enfrentados trascienden al pueblo venezolano.

Fuente: Va Con Firma