Por Rodolfo “Toto” Manson

Recibimos esta semana la buena noticia del fallo a favor de los vecinos de Cordones del Chapelco y de Valle Alto, (para los que no salen del Centro, Chacra 30 y 32), que ordena al Municipio a trasladar el vertedero, que niega la posibilidad del desarrollo de una Sexta Celda, y que exige un tratamiento adecuado de la Celda Quinta hasta su colmatación, con el seguimiento posterior de lo depositado en todas las Celdas anteriores.

Mucho se ha hablado acerca de la historia del vertedero, de la proximidad de Barrios a sus márgenes, de escuelas de todos los niveles en un radio muy próximo, de la creciente visita de vecinos en busca de descartes entre la basura en una realidad nacional de mayor exclusión, de la responsabilidad de distintos gobiernos en el desarrollo de barios en la zona (nos incluimos), y  de la historia de una empresa que ha cambiado de nombres pero no de mañas a lo largo de estos años.

¿Y a qué viene el comentario?. Viene a cuento porque el fallo del Poder Judicial y la acción de la Defensoría del Pueblo y del Ambiente son, una vez más, resultado de un reclamo persistente y justo en el que un grupo de vecinos que expresan lo que les sucede a varios, ha logrado con sus argumentos y movilización un fallo que beneficia a todos.

Podemos poner en el camino de esta persistencia sus múltiples visitas al Concejo Deliberante, sus encuentros con el Ejecutivo, con el Cope (recuerdo power points sobre varias obras en esos Barrios, que se hagan nomás), encuentros en la delegación, con concejales, la Defensoría del Menor  y Adolescente, Zona Sanitaria IV, CoCoNaf, medios de comunicación. Un camino que no se dejó.

Este ejemplo es uno más que nos marca por donde debe pasar la expresión de los que no se sienten incluidos en la toma de decisiones que no van en el sentido de las necesidades del Pueblo, en el transcurso de un gobierno que lleva un año y medio, más ocho meses desde que ganó las elecciones allá por el 2015.

Pasa que muchas veces se toman decisiones a puertas cerradas, y que no se tiene en cuenta que la representación institucional no es la totalidad de la Democracia. Que el oído en los vecinos y las vecinas, y su participación, tienen una legitimidad que legitiman las decisiones.

Y que en San Martín de los Andes hay un Pueblo dispuesto a hacerse escuchar.

Vamos a repasar.

Ni bien asumía Brunilda, la empresa Nieves del Chapelco, apuraba a pedir aprobación para una obra en Pradera del Puma, sin la intervención de la mesa de protocolo Intercultural, y sin suficientes evaluaciones ambientales, etc. La movilización de las Comunidades Curruhuinca y Vera logró que esta discusión pasara por el ámbito correspondiente, con visitas a la zona de miembros del gobierno, del CD, de la empresa y de las Comunidades. Una Semana después se convocaba a una sesión extraordinaria en la que se logró la unanimidad de los votos.

Por esa época paseaba por las radios discurseando que iba a “barrer con la basura k” al futuro subsecretario de Seguridad del municipio, que con un legajo de interventor de la UOCRA que nunca agarró una pala, candidato del MID, y un legajo de Gorra y Bigote, gritaba sus principios en los micrófonos amigos. La presentación oportuna de varios vecinos hizo retroceder a un gobierno que le había prometido ese cargo y ese presupuesto fresco todos los meses.

Al comienzo del año siguiente las orquestas se movilizaban para que el municipio no los dejara en momentos en que desde el estado nacional la cultura como camino de inclusión es dejado de lado. Y las orquestas siguen, mes a mes, preocupación a preocupación, pero siguen haciendo música con nuestros pibes en los barrios.

Poco después el Concejo Deliberante se votaba para sí mismo la adjudicación del terreno de la casa de la cultura, dado que los concejales estábamos incómodos en el viejo edificio del Correo. Movilización, actividades, entrevistas con el ejecutivo y veto de la Intendenta. Hoy el espacio va a proponerse en Audiencia Pública para el desarrollo de Artes Escénicas abierto para la comunidad.

En esa línea se proponía un Mega Proyecto de restaurante, marina, parada de lanchas y naves espaciales en nuestra escasa costa del Lago Lácar. Votación favorable del CD, dibujos, circo, y reacción de los clubes, de vecinos y vecinas, asambleas, encuentros, arquitectos, navegantes…Y vuelta atrás. Habrá que estar atentos.

Más adelante, sacudida al boleto de colectivo. Salada. Sinceramiento, le dice Mauricio. Cientos de estudiantes secundarios movilizados. Derecho a estudiar. Y el Boleto estudiantil sigue. Dependerá de los estudiantes que llegue el derecho a que sea gratuito como lo es ya en muchas partes del país, y como debe ser también por la honra de la memoria de tantos que lucharon por eso.

En línea con la Memoria, a algún distraído, o trasnochado, se le ocurrió que podía retirar la placa que evoca a Rodolfo Teberna, desaparecido por la dictadura militar, nacido en este, su querido Pueblo. Movilización y reclamo, pedido de disculpas, y la placa en su lugar.

Y entre tantos “Si pasa, pasa” en línea con el gobierno nacional, ahí están decisiones en las que la comunidad sigue atenta. La Emergencia educativa, con edificios y vacantes en crisis, los proyectos inmobiliarios y angurrientos de los concesionarios del Cerro, a espaldas de San Martín y a ocho mil pesos la hectárea, que dependerá mucho más de hacernos cargo como comunidad, más que de las patrullas periodísticas de TN, que no deja de mentir.

Y la plata que no alcanza, y la temporada floja (a mi no me la cuenten), y el temporal, y que fue culpa de este y que fue culpa de aquél, y que no me anda la máquina. Y que la pesada herencia…Y que Juan Carlos…Y que Cristina

Y bueno…Va pasando otro semestre… El segundo del segundo año…Y la verdad que no pasa nada. La verdad es que no hay plata, pero nos la deben. y no se ve firmeza en el reclamo.

Será que también en esto dependerá de nosotros como comunidad reclamar lo que nos corresponde, un montón de millones de pesos, por un montón de años. Habrá que ir pensando en movernos como Pueblo que le reclama a la Provincia lo que nos está quitando en Obras, en proyecto y en futuro para cada uno de los chicos y las chicas de un San Martín cada vez más en emergencia…

Es que se ve que si no, no pasa nada.

Se ve que el camino, el claro, el firme, es la participación, como siempre. Será en los ámbitos institucionales, será en el Poder Judicial, será con los vecinos, y con las vecinas. Será en las urnas en diez días.

Será donde tenga que ser. Pero deberá ser con compromiso, con seriedad y con persistencia. Porque si no, de nuevo, como lo vienen haciendo en estos años de privilegios para los privilegiados y de postergaciones para los postergados, en estos tiempos de Brunilda, de Omar y de Mauricio, de precarización laboral, de ajuste, de no jubilarse más, de vivir por doscientos años,de 2×1, de entrega de los recursos de la Provincia , van a seguir insistiendo, porque son así, porque miden, prueban y… si pasa, pasa…