El diputado nacional por Neuquén Darío Martínez (Frente para la Victoria), reafirmó su decisión de continuar las acciones judiciales para que se esclarezcan los presuntos delitos cometidos por Mauricio Macri con empresas que posee en guaridas fiscales. “No me voy a dar por vencido y seguiré investigando y aportando información”, dijo el legislador a pesar de que la causa por lavado de dinero fue cerrada.

Las denuncias penales del legislador, a comienzos del año pasado, dieron lugar a las primeras actuaciones judiciales en torno del escándalo revelado por la investigación de un consorcio internacional de periodistas, que involucró a multimillonarios de todo el mundo y se conoció como los “Panama Papers”.

Martínez publicó ayer una declaración donde resume que “la Cámara Federal derivó al expediente” referido a sus denuncias “al fuero Penal Económico, en una clara maniobra de protección”, afirmó, para luego recordar que el caso “se había puesto en marcha por una denuncia de mi autoría”.

Luego manifestó que “el Poder Judicial decidió mandarla a vía muerta sin haber avanzado en la investigación, ya que aún no fueron contestados los exhortos que el juez envió, entre otros países, a Brasil, Panamá y Bahamas”, precisó el diputado que aspira a un nuevo mandato y encabeza en la provincia de Neuquén la lista de Unidad Ciudadana.

Agregó que “ayer mismo (por el jueves), los fiscales brasileños y argentinos denunciaron que los presidentes Temer y Macri están obstaculizando el envío de información en el caso Odebrecht, y obviamente han hecho lo mismo en la investigación de Fleg Trading- Owners do Brasil”.

Estas dos últimas empresas son, precisamente, algunas de las que el parlamentario incluyó en sus presentaciones judiciales con documentación respaldatoria.

“No me voy a dar por vencido, y seguiré investigando y aportando información ante este u otro juez, que se anime a investigar”, concluyó el legislador neuquino y candidato a la reelección.

El cierre del caso fue resuelto en segunda instancia por la Sala II de la Cámara Federal de la ciudad de Buenos Aires, integrada por Martín Irurzun y Eduardo Farah. Ambos argumentaron que el fiscal Germán Moldes no había apelado la decisión que, en igual sentido, adoptó en primera instancia el juez Sebastián Casanello.

El único integrante del sistema judicial que apeló fue el fiscal federal Federico Delgado, pero Moldes, que era el encargado de hacerlo ante el tribunal de alzada, desistió de continuar con el proceso.

Así, la investigación de presunto lavado de dinero por parte de Macri quedó cerrada, y el expediente pasa al fuero Penal Económico para averiguar por un delito comparativamente menor, que es el de evasión de impuestos.

Fuente: Va Con Firma