Hace  más de una semana que la médica argentina Fernanda Barral miembro de la ong argentina Prensa y Acción Humanitaria acompaña a los rescatistas españoles de Pro Activa Open Arms en los rescates en el Mediterráneo a pocas millas de la costa con Libia.

De madrugada recorren las costas libias vigilados por aviones y barcos de las fuerzas de seguridad de aquel país que no autorizan a los voluntarios a acercarse a más de 12 millas.  De esa manera han sido testigos directos de cómo morían decenas de personas en el mar sin poder ayudarlos debido a la prohibición de Libia a que traspasen esa barrera de las 12 millas para salvar a quienes se ahogaban. Los relatos de Fernanda son escalofriantes. Si bien han logrado ayudar a muchísimos refugiados que se lanzan al mar escapando de hambrunas y guerras, también han tenido que ver como otros cientos mueren a diario como consecuencia de un mundo cada vez más inhumano. Un mundo que cierra sus fronteras cual murallas medievales y deja morir afuera a quienes se aproximan solicitando una oportunidad para sobrevivir.

Fernanda reparte su vida entre Neuquén y San Martín de los Andes, pero desde que comenzó con Prensa y Acción Humanitaria en el 2016, ha trabajado en diferentes campos de refugiados en Grecia y ahora en el Mediterráneo. Ella es mamá, es profesional y es sobre todo una mujer comprometida que arriesga su vida para salvar la de otros. Es como diría Oscar Camps, director de Pro Activa, “El pueblo salvando al pueblo”. Desde PyAH (Prensa y Acción Humanitaria) felicitamos y nos solidarizamos con cada una de esas valientes y solidarias personas que se juegan el pellejo por el otro y que tratan de que el mundo sea un poquito menos malo.

Matías Quirno Costa

Coordinador General

Prensa y Acción Humanitaria