En el octavo día hábil de huelga por tiempo indeterminado de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) de Neuquén, que denuncia el incumplimiento de los criterios pactados en marzo pasado para los aumentos salariales del año, ayer el conflicto entró en un cauce de negociación al dictarse la conciliación obligatoria, que fue acatada por el sindicato y tras ello los dirigentes se reunieron con miembros del gabinete provincial.

La reunión se realizó por la tarde en la sede de la subsecretaría de Trabajo que conduce Ernesto Seguel. Participaron los ministros de Gobierno, Educación y Justicia, Mariano Gaido, y de Educación, Cristina Storioni; mientras que el gremio estuvo representado por el secretario general, Carlos Quintriqueo, y su adjunto, Jorge Marillán.

El encuentro pasó a cuarto intermedio hasta el miércoles de la semana pasada. Quintriqueo dijo que se formó “una comisión con los ministros para discutir” sus reclamos, y ratificó la posición de su organización en el sentido de que “se violaron las convenciones colectivas, se liquidaron mal los sueldos y en esta instancia empezamos a discutir lo que nos llevó al conflicto”.

Gaido sostuvo que las autoridades provinciales liquidaron los salarios “en tiempo y forma y de acuerdo con los compromisos asumidos, sin ningún tipo de error”, pero que “de todos modos el gobierno está dispuesto a establecer cualquier espacio de diálogo que sea necesario”.

Agregó que “la única herramienta posible para resolver los conflictos es el diálogo, en un ámbito que nos encuentra con paz social”, y que la conciliación obligatoria “significa que se deben retrotraer las medidas, a los efectos de volver a relacionarse en el ámbito de una mesa de trabajo”.

El ministro reiteró además que “como dijo el gobernador Omar Gutiérrez, no ha habido ninguna presentación de reclamo administrativo o judicial, con lo cual necesitamos un ámbito de diálogo donde clarificar estas situaciones”.

Asambleas y marchas

En las horas previas a la reunión en la subsecretaría de Trabajo, ATE había realizado asambleas en distintas ciudades de la provincia y allí las bases votaron a favor de la instancia de negociación.

Además, en la ciudad de Neuquén tuvo lugar cerca del mediodía la llamada “Marcha de los guardapolvos”, donde varios centros de estudiantes de colegios secundarios, así como afiliados al gremio junto con sus hijos, dieron su respaldo a la medida de fuerza del sindicato.

En la asamblea realizada en la sede capitalina del gremio, antes de ponerse en marcha la conciliación obligatoria, Quintriqueo afirmó que “hemos salido invictos en todos los conflictos. El Gobierno nos dijo de todo, pero acusó recibo de que no vamos a aflojar”.

“Parece que encontraron el coraje que guardaron en algún lugar y ahora convocan a negociar. Esto se da luego de varios días de mandar a boconear a funcionarios que no tienen idea, como (el subsecretario, Juan Pablo) Prezolli o (el ministro, José) Brillo. Los que decidimos somos los trabajadores”, dijo Quintriqueo ante los afiliados presentes.

Poco después, el paro iniciado el lunes de la semana anterior, y que fue acompañado de acciones directas como cortes de calles e inclusive la toma de la Oficina de Contrataciones de la provincia durante unas 30 horas entre el jueves y el viernes pasado, entró en un cauce de negociación que continuará la semana que viene.

Fuente: Va Con Firma

Foto: David Pablo Sánchez