El presidente de la República de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció ayer que convocará a una cumbre mundial en su país, como manifestación de rechazo a las amenazas de Donald Trump y en apoyo a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), elegida por el voto ciudadano y que en los últimos días asumió gran parte de los poderes públicos en el país.

Mediante una entrevista en el canal Televen, de Caracas, el mandatario informó a la comunidad que se encuentran en los actos preparativos de una “gran cumbre mundial de solidaridad con el pueblo venezolano”.

El interés prioritario que tiene la realización de ese encuentro está dado por la necesidad de recibir apoyo de distintos actores internacionales que tienen algún grado de cercanía con la Revolución Bolivariana fundado en su momento por Hugo Chávez, como es el caso de Rusia, China, Cuba y Bolivia, entre otros.

En las últimas semanas, las amenazas del presidente norteamericano Donald Trump, han servido para que Maduro intensifique sus lazos con distintos gobiernos, y también para calmar la intensidad de los enfrentamientos sociales y contrarrestar la embestida de las corporaciones mediáticas internacionales.

El presidente sostuvo que “esta Cumbre Mundial va a tener un conjunto de eventos preparativos en varios países del mundo, y esta semana arranca toda esta jornada de solidaridad que debe potenciar la movilización de la opinión mundial en defensa de la verdad de Venezuela”

También afirmó que la importancia de este evento surge tras la campaña de las corporaciones mediáticas que se ciernen “contra la soberanía y el derecho a la autodeterminación del pueblo venezolano”. Alertó además que “la campaña mediática mundial es el mundo al revés”.

En la entrevista televisiva, el jefe del Estado agregó que estas “son acciones que nos van a permitir, de alguna manera, atenuar en algo la campaña criminal, brutal, gigantesca e inclemente que hay contra Venezuela en el mundo. Al final, tengo fe en que la verdad de nuestro país prevalecerá por encima de tanta campaña”.

El nuevo canciller venezolano, Jorge Arreaza, invitó a participar de la Cumbre a los que apuestan por el “diálogo” en Venezuela, frente a las “injerencias” de quienes, a su modo de ver, están en connivencia con planes del “imperialismo norteamericano” para acabar con la revolución.

Entre estos actores partidarios del diálogo, Arreaza citó al ex presidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, y a los ex mandatarios de República Dominicana y Panamá, Leonel Fernández y Martín Torrijos respectivamente, quienes han participado como mediadores en pasadas negociaciones de Maduro con la oposición.

En las últimas semanas, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, advirtió que era “inaceptable” la amenaza de una intervención militar esgrimida por Trump para resolver la crisis venezolana, y pidió que los desacuerdos se superen “únicamente mediante medios pacíficos”.

También el gobierno de China tomó posición sobre caso venezolano y no solo defendió la elección y la asunción de la Asamblea Nacional Constituyente, sino que criticó la injerencia exterior en el país caribeño, y pidió concretamente a EE.UU. que no interfiriera en Venezuela.

A través del referido llamamiento internacional, Maduro pretende demostrar el respaldo internacional que tiene y también evidenciar la apertura al diálogo que aspira a tener su gobierno de cara al futuro, tanto con la oposición como con el resto de las naciones.

Fuente: Va Con Firma