por Osvaldo Drozd –

Mientras algunos intentan descifrar si el macrismo ha logrado construir una hegemonía o no, o en todo caso saber si está en camino de lograrlo, -cosa que sería de gran importancia para los sectores populares, pues saberlo permitiría diseñar de manera más precisa una política propia- no se debieran obviar algunas aristas que hacen a la cuestión. Una es la falta de caracterización rigurosa de qué es la famosa “Grieta”, y otra el lugar de la denominada “Clase media” en dicho asunto. En esta nota intentaremos abordar ese istmo llamado “grieta”.

Si un sector de la sociedad se planteara verdaderamente una estrategia orgánica de poder no podría prolongar una “Grieta” indefinidamente. La utilización desmedida que hace el macrismo de ella muestra a las claras que su acción no va encaminada a construir una hegemonía sino a producir un brutal saqueo, una profundización de sus negocios corporativos mientras produce un incremento de coacción y represión sobre los sectores más vulnerables. Todo ello haciendo promoción de su gestión gubernamental a través de un montaje mediático casi pornográfico. Las luchas contra la inseguridad, el narcotráfico, la pobreza, son productos intangibles que no dejan de promocionar pero que nadie percibe con certeza. Allí es donde la “Grieta” les es muy útil.  Como bien señalara el economista Jorge Beistein “No se trata del retorno del viejo neoliberalismo de los años 1990 ni mucho menos de una imitación del régimen oligárquico de fines del siglo XIX, sino de la tentativa de instauración de un sistema mafioso parasitando sobre una población desarticulada albergando grandes espacios de marginalidad y superexplotación laboral, realizando un saqueo sin precedentes de recursos naturales. En esa dirección se van imponiendo los instrumentos esenciales del régimen dictatorial: control completo de los medios de comunicación, reconversión integral del sistema de seguridad como apéndice del de los Estados Unidos, implantación de mecanismos de destrucción económica y social a gran escala, despliegues mediático-judiciales tendientes a extirpar a las oposiciones que no se subordinen al nuevo régimen” (1).

La denominada Grieta no deja de ser una invención de los medios hegemónicos y equipos de marketing político. Implica un escenario desfavorable para los sectores populares. Allí no se debaten sus intereses en lo más mínimo. Esos intereses no entran en el temario de la Grieta.

El gobierno tras las Paso de agosto, saludó el hecho de que no se haya votado con el bolsillo. Hay que considerar al respecto que los temas económicos no llegaron a la Grieta, no debieran llegar. Los popes mediáticos  no hablan de este aspecto. El principal tema es la corrupción y las causas judiciales: “la que se robaron”, “el traje a rayas que les espera” y como contrapartida “el cambio”, “el decir siempre la verdad”, el “sueño que vos podés hacer realidad” y un conjunto de enunciados que siempre apuntan a una salida fantástica e individual. “El sujeto social del macrismo es el individuo” dijo el gurú del gobierno Alejandro Rozitchner. El macrismo sólo es posible ante una seria desarticulación del tejido social y una rotura sistemática de las potencialidades de movilización.

En la entrevista que Cristina Kirchner le diera a Infobae, la ex mandataria aseguró que la grieta existió siempre y que la misma es la confrontación entre dos modelos de país que cohabitan la Argentina. Si bien eso es verdad habría que señalar que la denominada Grieta no coincide con ese enfrentamiento histórico, aunque de alguna forma se apoye en él. Más bien -en lo concerniente a la grieta- se trata de una cierta futbolización de la concurrencia política como si se tratara de un duelo de hinchadas. Si bien la Grieta se produce por enfrentamientos profundamente ideológicos, éstos se dan de manera sumamente grotesca y atraviesan todos los estratos sociales. No son patrimonio exclusivo de ciertas clases acomodadas o marginadas. No es que de un lado están los trabajadores y del otro la oligarquía. La Grieta no deja de ser el resultado de la apelación permanente de los medios para tomar partido sobre ella y su exacerbación morbosa a través de las redes sociales en las que un ejército de trolls lleva adelante la propaganda “políticamente incorrecta“ del gobierno. Si éste se cuida de no derrapar, de ser políticamente correcto, sus seguidores muestran honestidad brutal. En la Grieta no se dirimen fundamentos ni argumentaciones. Se decía que “El amor vence al odio”, en la Grieta prima el odio.

La Grieta es asimétrica y la encabezan los Lanata, Majul, Novaresio, TN, Intratables, etc. No se puede decir que le sirva a alguien que no sea el propio gobierno que se legitima con la Pesada Herencia y la Grieta, ya que otra cosa no puede mostrar más que ser lo opuesto de lo que gobernó antes que él. Afirman que hacen lo que los anteriores no hicieron, aunque lo que dicen hacer es siempre una cortina de humo. La construcción mediática de acontecimientos inexistentes es abrumadora en lo que va de gobierno macrista. Desde la supuesta lucha contra el narcotráfico y “las mafias”, pasando por la judicialización de la política, hasta la provocación de disturbios en las movilizaciones utilizando infiltrados. Lo pueden hacer porque cuentan con la cobertura mediática, las fuerzas de seguridad y la Justicia de su lado.

Una estrategia orgánica de poder al servicio de los sectores populares debiera enterrar la Grieta y poner el acento en ganar a la más amplia mayoría social. De otra forma imperará la barbarie.

Referencias:

Jorge Beistein- Argentina después del golpe blando. La marcha apresurada del capitalismo mafioso- 3/4/2016http://beinstein.lahaine.org/b2-img/Beinstein_Argentina_abril_2016.pdf

 

 

Fuente: La Tecl@ Eñe