El 22 de septiembre pasado se adoptó en Nueva York la Declaración Ministerial del G77 + China que, como en el pasado, incluye párrafos referidos a Cuestion Malvinas. Esta vez no apareció el llamado de las partes a abstenerse de tomar acciones unilaterales mientras se resuelve la controversia de soberanía.

El nuevo texto introduce el concepto del 13/9/2016 sobre la relación entre el bienestar de las islas con el accionar legal argentino. Esto es: las medidas legales de la Argentina para impedir el accionar ilegal británico en el área serían un “obstáculo” para el crecimiento económico.

“Remover obstáculos para el crecimiento económico y el desarrollo sustentable de las islas en materia de hidrocarburos, pesca y navegación”. Así se refería el Acuerdo del 13 de septiembre de 2016.

El texto del G77 + China “resalta la importancia de que no se tomen medidas que puedan afectar el crecimiento económico y el desarrollo sustentable”. La decisión del Congreso argentino de impedir la explotación ilegal de Gran Bretaña atentaría contra el desarrollo económico de las Islas.

La posición del Estado Argentino respecto a la Cuestión Malvinas muestra cada día que pasa una mayor desidia.

Por esta decisión, diputados del Frente para la Victoria – PJ, encabezados por Guillermo Carmona, y de 1País, por Horacio Alonso, volvieron a pedir la interpelación de Jorge Faurie en la Comisión de Relaciones Exteriores para que rinda cuentas por el documento. No es la primera citación al canciller, pero todos los requerimientos hasta el momento fueron bloqueados por la presidenta, la legisladora del PRO Cornelia Schmidt.

Además, presentaron un proyecto de declaración para que el Congreso rechace “las groseras omisiones y las incorporaciones de conceptos que reducen sensiblemente la fuerza del reclamo argentino” en el G 77. Es que consideran que el documento “se contradice con las resoluciones de la ONU, promoviendo el abandono del reclamo”.

Fuente: Agencia Paco Urondo