El objetivo principal de esta cooperación internacional es encontrar una solución integral a la complejidad del Barrio Cantera, habitado por 230 familias casi 700 habitantes e inserto en el corazón de uno de los centros turísticos más importantes de la región.

Una interesante experiencia y aprendizaje, vecinos, profesionales locales y del IPVU trabajando con investigadores de ambas universidades  desde una nueva metodología, donde el pasaje de la informalidad a la formalidad urbana, el derecho a la ciudad, invita a incorporar nuevas lógicas y maneras de hacer el planeamiento urbano, mas sustentables y participativas, recuperando toda la experiencia y percepción social de los pobladores – protagonistas del barrio Cantera, tanto como la acción conjunta entre organismos provinciales y municipales.

Esta semana se realizó el primer “workshop”  en la sede barrial, los profesores Claudia Sakay Rodriguez y Tamohiko Amemiya propusieron una lluvia de ideas para encontrar las potencialidades y debilidades, logrando entre esos dos polos la construcción de una idea pequeña pero realizable en el corto plazo, como inicio del proceso participativo para la solución integral del barrio cantera.

La profesora Akiko Okabe, directora del grupo de investigación y asesora ONU Habitat, resalto las similitudes topográficas del barrio Cantera con urbanizaciones en zonas montañosas de Japon.

El presidente del IPVU, Marcelo Sampablo, hizo hincapié en la importancia de la realización de este proyecto, el trabajo en equipo y la cooperación internacional, entendiendo que abre posibilidades para la solución del barrio.

Por su parte, Akiko Okabe, directora del grupo de investigación y asesora ONU en Hábitat, dijo que “sin el apoyo del Gobierno Provincial y del Gobierno Municipal, es imposible poder llevar adelante un trabajo de mejoramiento barrial como el que estamos realizando”, remarcó.

Fuente y foto: Prensa municipal