El Gobierno brasilero anunció que avanzará en el cambio al actual sistema de pensiones, lo que perjudicaría a millones de trabajadores en el país.

En declaraciones dadas por el ministro de Economía, Henrique Meirelles, tras reunirse con el presidente de la Cámara, Rodrigo Maia, aseguró que el Gobierno seguirá enviando proyectos de la agenda económica al Congreso, siendo el más importante en este momento “la reforma del sistema de pensiones y después la reforma tributaria”.

En esta materia el Congreso no ha podido avanzar porque en caso de ser aceptada la propuesta, la Constitución vigente tendría que ser modificada por la aprobación de una amplia mayoría legislativa.

La reforma requiere al menos 308 votos del total de los 513 diputados que conforman el plenario.

Muchos diputados no han favorecido la propuesta por el descontento que genera en la sociedad brasileña, la que ha realizado en su rechazo diversas protestas y dos jornadas de huelga general.

El ministro descartó que el borrador de la reforma vaya a modificarse más para agradar a los diputados que aún son críticos, puesto que el Gobierno ya hizo algunas concesiones.

En un principio la edad de jubilación iba a ser de 65 años tanto para hombres como para mujeres, pero finalmente se accedió a que las mujeres puedan jubilarse a los 62 años.

Por otro lado, el presidente de la Cámara también se reunió este jueves con ministros del tren de Gobierno para tocar temas de asuntos legislativos y económicos.

Fuente: Agencia Nodal