Llegó la tan ansiada fecha número 7, en la que solo se beneficiará Fox Turner con la privatización del fútbol. A pesar que el diario La Nación quiera vender que: “con las transmisiones pagas habrá más estadísticas, información, datos e intimidad”, según la bajada de la nota del jueves 26 de octubre, la realidad es que las coberturas –a priori- serán las mismas. Lo que sí cambiará será la factura a final de mes, que vendrá con aumento en la señal de cable, tal como sucederá también con los servicios.

Se veían 14 partidos en canal abierto, ahora quedarán solo cuatro. Diez pasarán a verse mediante el decodificador que se podrá obtener por $300 por mes y comprando el Pack HD. Los otros cuatro se podrán ver de forma abierta y serán los partidos de los viernes y lunes, los de menor atracción para el público.

Los primeros cuatro partidos que los generosos de Cablevisión, Telecentro y Directv emitirán en la próxima fecha será Banfield-Colón, Unión-Godoy Cruz, Defensa y Justicia-Olimpo y Tigre-Rosario Central.

Si bien ya cuenta con 800.000 suscriptores, las empresas esperan que a medida que los partidos pasen ese número aumente, sin dar a conocer la cifra a que aspira, seguramente entre publicidad y suscriptores generarán una ganancia mayor.

Y esta política, de privatización, los ciudadanos argentinos la aceptaron con contundencia en las urnas el domingo 23 de octubre. No solo el arrebato del fútbol, sino los aumentos y las reformas que se aproximan, en la que se plantea una precarización laboral y una ampliación de la edad para la jubilación.

Horas después de que se publicó el escrutinio provisorio de las elecciones, Shell informó el aumento en sus combustibles que ya está en vigencia. O sea, 22 horas después de que arrancara la elección legislativa.

Desde ahora, el litro de nafta súper se consigue en torno a los $22 y el de gasoil cerca de los $19. Según la consultora Invenómica, con este ajuste, los precios de la nafta en el país son los segundos más caros de América latina, después de Uruguay.

Y ese aumento, no solo repercute en los ciudadanos que tienen auto, sino que es una suba directa de los costos de transporte y producción, que alimentará la inflación que desde enero a agosto acumuló un 15%.

No obstante, ya se pactó un aumento de la luz para noviembre, según publicó el Boletín Oficial donde confirmó que en el Palacio de las Aguas Corrientes será la audiencia pública para formalizar el tarifazo de la luz.

Cumplieron. Cumplieron con la privatización del fútbol, con los aumentos, pero no así con que “íbamos a estar mejor”. Tal vez, sí algunos pueden decir “Cambiamos”. Un mensaje que se generó desde la clase alta de la sociedad argentina y pide que el resto cambie, para que ellos sigan operando como desean.

Hoy el mapa argentino muestra el fútbol pago y vestido de minions, que tal vez busca una clase política sin corrupción como la mayoría de los ciudadanos. Cumplieron y tal vez haya menos corrupción, porque muchos de quienes antes pagaban las coimas, hoy nos gobiernan.