Con 23 votos afirmativos y 5 negativos del bloque de Cambiemos, el oficialismo nacional, la Legislatura convirtió en ley que prohíbe el traspaso del ISSN a la ANSES y cualquier modificación de las condiciones jubilatorias en el régimen de la Provincia del Neuquén.

La ley reafirma lo que ya impone la Constitución de Neuquén y la Ley 611 de creación del ISSN y sostiene a la provincia como una de los 13 distritos que aún no accedieron a la presión nacional, que tiene origen en una norma redactada en el año 1999.

Los legisladores del MPN mantuvieron la postura que el partido sostuvo en la campaña de defensa de la caja en manos de la provincia y en las condiciones que rigen en la actualidad. Y en la misma línea se expresaron los bloques del FpV, FN, FG, Libres del Sur, Adelante Neuquén, FR, UP-UNA y FIT. La ley “es producto de la lucha denodada de los trabajadores del Estado”, declaró Eduardo Fuente (FN). Raúl Godoy (FIT) acusó a la Nación de “chantajear” a las provincias que mantienen sus propias cajas jubilatorias.

Las fuerzas aliadas a Cambiemos, UCR, el PRO y NCN, votaron en contra de la ley.

Nanci Parrilli, coautora de la ley aprobada hoy recordó, como miembro informante de la misma en la apertura del debate, que “esta legislatura había emitido un proyecto de declaración contra esta armonización, luego nos reunimos con los dirigentes gremiales acordamos que elaboraríamos un proyecto de ley que lleve tranquilidad a los trabajadores y que le dé respaldo al gobernador para que no ceda ante las presiones del gobierno de Macri”.

La legisladora kirchnerista expresó que aunque se llegó “a este despacho que deroga toda disposición contraria a la presente ley y eso nos da tranquilidad”, tienen que “estar atentos porque Nación ha dado un plazo de 4 años para armonizar las cajas y esto significa que a partir del 2021 dejarán de asistir con fondos nacionales las cajas provinciales que no estén transferidas”.

Denunció que “cuando se habla de las cajas provinciales, en el interior de la Casa Rosada las llaman las “cajitas felices”. La “cajita feliz” de nuestro instituto está en peligro. Y llamamos “armonización” esconde un reacomodamiento de la edad jubilatoria, también al porcentaje de aportes y contribuciones, a los años de servicio necesarios para jubilarse al cálculo y determinación del haber inicial, y a la forma de actualización de los haberes, que pretenden reemplazar por una actualización atada al índice de inflación, que provocará una caída en los haberes”.

“En esta pulseada tan dura estamos, como siempre, del lado de los trabajadores”, finalizó.

Por su parte, el presidente del bloque del Frente para la Victoria, Guillermo Carnaghi, afirmó que “la realidad es la única verdad. La realidad es que necesitamos sacar una ley en respuesta a una ley nacional que ellos llamaron de reparación histórica, pero que busca la transferencia de las cajas que hoy rechazamos, esta es la realidad. La verdad es que es necesario que la Legislatura de Neuquén dé esta clara señal a los trabajadores y al gobernador para que sepa que la caja no es una variable de ajuste fiscal. Desde ese lugar no hay otra duda que votar esta ley porque es muy necesario”.