Las ex trabajadoras de Textil Neuquén comenzarán a producir a través de la cooperativa Traful Newen. Los empresarios Huerta comenzaron a depositar las indemnizaciones. El ministro Brillo se mostró satisfecho.

En caravana, y con un camión que llevaba las máquinas, las obreras textiles marcharon por el Parque Industrial hasta el predio donde van a trabajar con la cooperativa Traful Newen.

Acompañaron a las trabajadoras organizaciones sociales, gremiales, y políticas, y otros obreros del Parque Industrial, como los de la maderera MAM que están en conflicto, y ceramistas que producen bajo control obrero.

La mayoría de las mujeres caminó junto a sus hijos y con lágrimas en los ojos, celebró el ingreso al nuevo lugar de trabajo.

Después que los empresarios Huerta, comenzaron a depositar las indemnizaciones a sus ex empleadas, las obreras comenzaron a ultimar los detalles para emprender la marcha que las llevó a lugar que fue acondicionado para que funcione la cooperativa recientemente creada.

Antes de partir hacia la nueva casa, se realizó un acto en las puertas de la fábrica que ocuparon desde enero hasta ayer. Participaron referentes de distintas organizaciones de derechos humanos, sociales, gremiales y políticas.

Estuvieron las Madres de Plaza de Mayo Inés Ragni, y Lolín Rigoni. Noemí Labrune de la APDH. También los diputados Raúl Godoy del FIT, y Ayelén Gutiérrez del FPV, entre muchos otros dirigentes.

A través de un acuerdo que se firmó hace tres meses, las 36 mujeres se comprometieron a dejar la ocupación de la Textil Neuquén, cuando el empresario Huerta les haya abonado las indemnizaciones y los sueldos atrasados, lo que ocurrió ayer por la mañana, antes que emprendieran el traslado.

La provincia recuperó las máquinas que los Huerta compraron en su momento con un crédito del Iadep, y se habían llevado en enero cuando intentaron cerrar la fábrica y despedir a las trabajadoras. Esa maquinaria, ahora la tienen las obreras, y la van a pagar con parte del trabajo que van a realizar para la provincia del Neuquén.

En los próximos días, las obreras van a poner a producir la cooperativa que conformaron y la empresa rosarina Prosein va a comprar la producción, y a su vez la va a colocar en la industria petrolera.

El predio al que se mudaron las obreras, es de la provincia, y fue cedido a Prosein, que invirtió 2,5 millones para acondicionar el lugar. La cooperativa, no sólo va a pagar las máquinas al gobierno, también va a abonar un alquiler a Prosein.

La abogada de las obreras, Natalia Hormazabal, aseguró que quedan un par de detalles, como “un convenio que tenemos que firmar con Fiscalía de Estado para que definitivamente la propiedad de las maquinas pase a la cooperativa de las trabajadoras”.

El ministro de Producción y Turismo, José Brillo, se mostró satisfecho por el logro de “varios objetivos”. Destacó que “el gobierno ha participado, ha estado presente siempre, el gobernador ha estado presente, y creo que estamos en la etapa final de resolución de éste conflicto”.

Brillo contó que cuando se originó el conflicto “las indicaciones del gobernador fueron muy claras, mantener las fuentes de trabajo en el ámbito privado y a su vez seguir con actividades productivas en las actuales instalaciones de Textil Neuquén”.

“Así que a partir de la relocalización vamos a tener esa nave para poder utilizarla en otras actividades, y a su vez también vamos a tener a las operarias trabajando en otro lugar, y con la proyección que puede dar la actividad petrolera” añadió el ministro.

Brillo recordó que “empezamos a trabajar en conjunto, apoyamos el proceso de la justicia de llamar a una mediación y buscamos alternativas que pudieran darle una actividad dentro del sector privado”.

El ministro también se refirió a las máquinas que los dueños de Textil Neuquén habían comprado con un crédito del Iadep y se habían llevado de la empresa. “Hemos recuperado las máquinas a través de un acuerdo entre Textil Neuquén y el Iadep y por otra parte acordamos también con Textil Neuquén el crédito que tenían con ese organismo”,  indicó Brillo.

En el predio donde se van a instalar las textiles con su cooperativa, se espera “crear un polo cooperativista en el parque industrial con el aval de la Federación de Cooperativas de Trabajo” sostuvo el ministro.

En la reconstrucción del edificio, donde van a producir las textiles, trabajó una cooperativa de ex combatientes continentales, que tiene su sede en Cipolletti, y a través de ellos se sumó la Federación de Cooperativas de Trabajo, que va a colocar otras tres cooperativas junto a las de las textiles, pero en actividades y rubros diferentes.

Brillo señaló que las textiles “van a empezar a producir, no solamente para la actividad petrolera sino también para la provincia, a través de la policía, a través de la gente que está en producción en el campo, que necesita mamelucos, camperas, este tipo de cosas, que las operarias saben hacer y muy bien”.

Fuente y foto: Va Con Firma