“Internarse en el universo estrecho y sin continuidad del recuerdo, en que la imagen, intermitente, aparece como recorte de tiempo y espacio o rastro de la memoria personal del artista.
La serie que compone esta muestra puede leerse como el registro de una subjetividad construida con el territorio.
En sus obras, la textura convoca a la observación y la familiaridad de los personajes junto a la sencillez de sus gestos transforman la inmensidad del paisaje patagónico en un interior. Ahí la infancia, los afectos y la intimidad se cruzan para dotarlo de aquella cercanía que sólo se le confiere al hogar”.

La Muestra quedará en exposición hasta el viernes 15 de diciembre. La entrada es libre y gratuita.

Fuente e imagen: Centro Cultural Cotesma