Junín de los Andes, 30 de noviembre de 2017

A las autoridades de las fuerzas de seguridad, poder ejecutivo nacional y poder judicial.

A las autoridades del sistema de salud neuquino y al gobernador. A nuestro compañeros, las comunidades mapuches y a la población en general.

​Nosotros, los trabajadores del hospital Junín de los Andes, queremos expresar nuestro profundo desconcierto y preocupación por las situaciones acontecidas en los últimos días, respecto del accionar de las fuerzas de seguridad, que son de público conocimiento y que repudiamos enérgicamente.

Nos parece necesario resaltar que no creemos que la represión y persecución sea un mecanismo adecuado de resolución de conflictos.

Es importante además resaltar que en ese mecanismo existe una asimetría de fuerzas que no ubica a los actores en conflicto en igualdad de condiciones, sin perjuicio de que además la población mapuche sobre la cual se ejerció la represión, es considerada en el derecho local, nacional e internacional como población vulnerable. ​

Nos preocupa mucho la presencia de fuerzas de choque en la guardia del hospital de la vecina ciudad de San Martín de los Andes como nos preocupa también lo acontecido en el Lago Mascardi y consideramos que es absolutamente desmedido asesinar a un manifestante, indistintamente de las razones por las cuales se lo reprime.

No queremos una sociedad donde el interés de una parte pueda avasallar cualquier derecho, incluso el derecho a la vida, solo por ser el más fuerte en el conflicto.. .

Entendemos que el más fuerte debe poner mayor esfuerzo en encontrar una solución por el camino de la paz y la justicia. ​Llamamos encarecidamente a la reflexión del conjunto de la sociedad y con mayor ahínco a aquellos cuyas decisiones recaen sobre toda la población.