En medio de la cumbre de la OMC que se realiza en Buenos Aires y concentra la agenda oficial, la Iglesia decidió difundir los índices de pobreza e indigencia.

Según el informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), el 37,3% de los argentinos se encuentran por debajo de la línea de pobreza: el 31,4% son pobres y el 5,9% son indigentes.

Estos porcentajes representan 16 millones de personas debajo de la línea de pobreza: 13,5 millones pobres, es decir que viven en hogares con ingresos menores de 14.500 pesos, y 2,5 millones de indigentes, es decir que viven en hogares con ingresos menores de 6 mil pesos.

El dato más preocupante es que casi la mitad (48,4%) de las personas pobres, son niños entre 0 y 14 años, y 1 de cada 10 son indigentes.

Los datos son del tercer trimestre del 2017 y representan una baja con respecto a la medición de 2016, aunque todavía no bajó a los niveles de 2015. En 2016, la UCA midió 32,9% de pobreza y 6,9% de indigencia y en 2015, 29,7% de pobreza y 5,7% de indigencia.

“La Argentina sigue manteniendo un tercio de la población bajo la línea de pobreza por ingresos o por derechos”, afirmó Agustín Salvia, coordinador del Observatorio de la Deuda Social de la UCA a La Nación. “Esto no cambió sustantivamente, aunque haya habido mejoras con relación a 2016 y, en algunos casos, frente a 2015″, sostuvo y agregó: “Los pobres son ahora más pobres que antes”.

En el conurbano, por su parte, la UCA informó que el 27,8% de los hogares vive bajo la línea de pobreza y el 7,9% en situación de indigencia.

Fuente: Tiempo Argentino

Foto: Diego Martínez