por Mauricio Rojas –

La senadora Lucila Crexell se queja de que la actual gestión del gobernador Omar Gutiérrez “no es una buena administración”, y plantea que en el MPN este año “los candidatos no fueron (los) acertados para la elección que estaba en disputa”.

En diálogo con Va Con Firma dijo sobre una posible candidatura suya para la interna del MPN que “no es algo que tenga ningún tipo de asidero”. Y con relación a una disputa entre el gobernador y el vice actuales, señaló: “no creo que “Rolo” (Rolando Figueroa) le haga la interna a Omar Gutiérrez”.

Sobre las posibilidades de Cambiemos tras el triunfo electoral, observó que “Cambiemos es en Neuquén una alianza de partidos que tiene las mismas caras y los mismos nombres que han estado los últimos 20 años”.

 

-¿Cómo ve a su partido el MPN, después de haber perdido las elecciones legislativas?

-Mirá, yo fui muy clara durante los últimos años. Siempre tuve una postura muy crítica de (Jorge) Sapag y de (Omar) Gutiérrez. Sentimos que el partido no está respondiendo a lo que nosotros tuvimos en cuenta cuando se fundó ese partido y se va actualizando a las demandas de la sociedad. No es lo mismo la sociedad neuquina hoy que hace 50 años, me parece que tiene que ir por la vía de una propuesta. Hay que cambiar el paradigma de la administración porque claramente no está dando resultados. Cuando digo que somos una provincia rica y mal administrada está a la vista los problemas que tiene el Estado en la prestación de los servicios públicos. Cuando digo servicios públicos, lo digo en sentido amplio tiene que ver con salud, con educación, el transporte y todo lo que se conoce como servicios públicos. Una provincia como Neuquén, con una escala de 650.000 habitantes -no sé cuánto arrojaría un censo ahora-, con la riqueza que tiene Neuquén y con la posibilidad de escala que tiene, porque aún es una provincia chica en cuanto a su población se podría tener un resultado con el que los vecinos de todas las ciudades se sintieran muy cómodos, con buena gestión. Eso, realmente no está pasando. En Neuquén se vive con los cortes, con los paros, ni hablar del paro del sistema de salud, me parece que es gravísimo para los habitantes de la provincia que se merecen una mejor administración. No nos tenemos que acostumbrar a que esto es lo normal, no es lo normal, no es una buena gestión, no es una buena administración, la sociedad se merece una buena administración y Neuquén tiene con qué tenerla porque es una provincia rica y tiene muchos recursos.

-¿Usted cree que el resultado de las elecciones es consecuencia de esa mala administración que señala?

-Sí, creo que es consecuencia de que los ciudadanos no se identifican con un gobierno que no está dando respuesta y por otro lado también hay un anquilosamiento en el partido que no permite el surgimiento de personas que convoquen. Los candidatos no fueron acertados para la elección que estaba en disputa, son momentos para demostrar que hay un recambio generacional.  Si no hay un recambio, hay gente con gran trayectoria y capacidad para estar en los cargos que demandan idoneidad, gestión, muchas condiciones y siempre terminamos cayendo sobre los mismos habiendo tanta gente valiosa. Ya lo dije y lo sostengo, ya me respondieron también y no me equivoqué cuando dije que el partido no iba a ganar las elecciones. Pero bueno, esa es mi posición, habrá otra gente que opina lo contrario y lo siguen sosteniendo, por eso el distanciamiento político que tenemos.

-¿Usted se va a mantener dentro del MPN o está pensando en ir a otro espacio político?

-Siempre me voy a mantener en el MPN, siempre me voy a mantener dentro de mi partido, porque la verdad que yo nací en una familia que fue parte de la fundación de este partido, lo siento propio, me siento identificada y justamente mis críticas y disidencias tienen que ver con la naturaleza de mi partido. El querer callarme es una incongruencia dentro de mi partido. En mi partido hay pluralidad de voces, al que no le gusta la discusión, al que no le gusta el debate y poder confrontar sanamente, que salga del partido. El MPN tiene pluralidad de voces y la ha tenido siempre creo que lo sano en un partido es justamente evitar la obsecuencia y evitar la demagogia porque eso termina repercutiendo en malos gobiernos. Cuando uno no tiene control o no ejerce el control lo que logra es que no tengamos buenos gobiernos.

-¿Usted cree que el MPN está frente a la posibilidad de perder la provincia a manos de Cambiemos, por ejemplo?

-No lo sé, la verdad que no lo sé. Cambiemos es en Neuquén una alianza de partidos que tiene las mismas caras y los mismos nombres que han estado los últimos 20 años en el radicalismo o con Pechi (Quiroga) y Nuevo Compromiso, tampoco creo que haya un recambio interesante. Cambiemos no tiene nada nuevo. Puede ser que tengan una situación de consolidación a partir del avance nacional que han tenido, pero la verdad es que falta mucho tiempo. Para mí, lo que hay que pensar para una elección es pensar en un buen gobierno y todavía quedan dos años; ojalá puedan revertir esas situaciones en las que no se está satisfaciendo la demanda de la sociedad. Espero que haya una conducción que tienda a la inversión en la obra pública y al ordenamiento institucional y pueda consolidar o al menos empezar a pensar que debe cambiarse el paradigma de la administración en muchos aspectos y sobre todo encarar una gestión revitalizando sectores tan importantes para la sociedad como lo es educación, la salud y la infraestructura.

-El senador Guillermo Pereyra dijo que Rolando Figueroa podría ser candidato a gobernador en una posible interna y a partir de ese momento muchos intendentes salieron a decir públicamente que el actual gobernador debía ser candidato a la reelección. ¿Qué opinión le merece?

-Me parece que lo único que buscan es posicionarse en cargos y se olvidan de lo más importante que es gobernar. Tenemos dos tipos de políticos, los que están en un lugar porque quieren llevar adelante una transformación, porque tiene verdadera vocación y llevan adelante una gestión con convencimiento y tenemos otros que les gusta el protagonismo y les gusta ser gobernadores u otro cargo, pero no les gusta trabajar de gobernador, o trabajar de diputado, o trabajar de intendente. Entonces, me parece que lo importante para Neuquén es tener gente con ganas de trabajar para aquello que fue electo. Ahora, si van a seguir especulando con elecciones, con cargos, la verdad nunca vamos a tener una verdadera trasformación de la gestión política. No creo que sea acertado estar siempre pensando en elecciones, al contrario, me parece que uno tiene que pensar en su  trabajo y si se da una reelección será por las buenas condiciones que ese gobernante tenga pero poner el Estado al servicio de una reelección y de la imagen de una persona… como cuando vemos los presupuestos abismales que se gastan para mantener a una persona posicionada que aparece en todos lados incluso en las redes sociales, me parece una falta de respeto a la sociedad también, porque creo que la persona que trabaja le llega mucho más el trabajo que una foto en una red social.

-¿Usted va a ser candidata, llegado el momento analizaría la candidatura a la gobernación?

-No, por ahora una candidatura mía no es algo que tenga ningún tipo de asidero. Antes de pensar en una candidatura tengo que pensar en construir una territorialidad en Neuquén que no tengo porque me he dedicado a representar a Neuquén en Buenos Aires que es donde los senadores nacionales representamos a las provincias. Y cuando me dicen que no tengo territorialidad les quiero decir que sí, que tienen razón, que me he dedicado a defender los intereses de la provincia en el lugar que la gente me ha elegido para estar entonces creo que sí, si en algún momento aspiro a ser gobernadora lo haré con fundamento, solidez y conocimiento. Y la propuesta será sobre una realidad y planteando la necesidad de transformación en la provincia. Lanzarse así, de candidata porque sí, me parece una falta de respeto a la política, a los políticos a los ciudadanos y a mí misma, creo que ese juego de largarse y después decir bueno no, no tiene ningún sentido. Ahora, si hay una propuesta y alguien tiene condiciones de liderar me encantaría acompañar y construir, pero no está en mi cabeza hoy salir a decir que voy a ser candidata.

-Si se diera una interna entre Omar Gutiérrez y Rolando Figueroa…

-Que les vaya bien. Adelante y suerte.

-¿No le gusta uno más que otro?

-Bueno, hay uno que claramente no me gusta. Mirá, yo no creo que “Rolo” (Figueroa) le haga la interna a Omar Gutiérrez, si querés te juego una apuesta. No creo que sea candidato a gobernador enfrentándolo a Omar Gutiérrez, no lo veo en ese rol. Pero bueno, capaz me equivoco, aunque tanto no me he equivocado.

-¿Pero podría ser un buen candidato a gobernador Figueroa?

-No sé, no voy a adelantar posiciones, no lo sé la verdad que no lo sé. Hace rato que no hablo con el Rolo, así que no sé cuál es su concepción de la administración, no sé qué propuestas tendría para Neuquén, qué prioridades tendría, no sé qué piensa de la diversificación de la matriz (productiva), no sé qué piensa de las cuentas públicas, o sea no puedo opinar sobre su candidatura si no sé qué piensa para Neuquén. Yo si tengo más o menos claro que quisiera para Neuquén, entonces tendría que hablar con él para ver su propuesta y ahí si capaz decir si es un buen candidato, lo votaría o no lo votaría no sé, pero si no me llama, si no convoca a una reunión para hacer su presentación no lo podemos escuchar.

Fuente y foto: Va Con Firma