Un nuevo episodio de represión con balas de goma y gases lacrimógenos se vivió en la ciudad, el tercero en 13 días, cuando la policía provincial reprimió ayer a los trabajadores de ATE que se manifestaban frente a la Casa de Gobierno.

“Gutiérrez cuando dice que las puertas están abiertas, quiere decir que en cada puerta hay un policía para reprimir”, definió el secretario general de ATE, Carlos Quintriqueo y agregó que “quiere ser el gobernador disciplinador, el mejor alumno del macrismo” pero “se va a encontrar con trabajadores organizados que están dispuestos a resistir en función de mantener sus derechos”

El sindicalista explicó que “Gutiérrez aplica la misma política del sobischismo y es el empleado de Quiroga porque el intendente pide balas y palos; y él da palos y balas” y agregó que “lo que Gutiérrez está buscando es que haya una desgracia en nuestra provincia porque el nivel de represión, de ensañamiento por parte de la policía nunca se vio en estos últimos años; y no ha sido con la represión como se resolvieron los conflictos”.

Para Quintriqueo en “dos años de gestión hemos tenido un 80% de días de conflicto por la incapacidad de resolver los problemas del gobierno”.

El conflicto se originó cuando los trabajadores de ATE se encontraban frente a la Casa de Gobierno manifestándose contra el Convenio Colectivo de Trabajo del sector de Salud y la policía los desalojó con balas de goma y gases.

Los estatales respondieron con piedras y devino en un ida y vuelta en el centro de la ciudad, que duró alrededor de cuatro horas, hasta que la policía se retiró; dejando varios trabajadores heridos.

Quintriqueo dijo que “acá hay una intención del gobierno provincial de cumplir a rajatabla la doctrina del macrismo de abolir los derechos laborales” por lo que si el gobernador “pretende ser el mejor alumno del macrismo, se va a encontrar con los mejores alumnos de la resistencia al macrismo”.

Para el secretario general de ATE, la propuesta que hizo el gobierno para el convenio colectivo de Salud “es la máxima expresión de la flexibilización laboral”, por eso  “se rechazó de plano y por seguimos con las medidas”.

Los estatales luego de una asamblea determinaron a seguir con medidas sorpresivas todos los días, y adelantaron que van a ir a la casa de los funcionarios del gobierno a seguir reclamando.

La posición del gobierno

Representantes del Ejecutivo provincial brindaron una conferencia de prensa por la tarde, donde el  ministro de Gobierno y Justicia, Mariano Gaido destacó que lo que ocurrió “nada tiene que ver con un reclamo de los trabajadores o gremial, sino que tiene que ver con una actitud violenta, delictiva, extorsiva, ilícita e ilegal de quienes conducen un gremio y un total de treinta personas, que con una intención absolutamente clara de tomar la Casa de Gobierno llevaron adelante hechos violentos que están probados, documentados y que han sido acercados a la fiscalía”.

Gaido adelantó que van a presentar una denuncia civil por daños, van a asesora a las personas que sufrieron daños en sus automóviles y van a realizar sumarios a los trabajadores.

“Vamos a instruir a que se presente la fiscalía de Estado como querellante en las causas penales, vamos a solicitar una demanda civil por daños y perjuicios, y también a los particulares damnificados, vamos a prestarles asesoramiento si necesitan algún acompañamiento en lo que respecta a las denuncias”, explicó el ministro y sostuvo que también se efectuarán “los sumarios administrativos correspondientes”.

Participaron de la rueda de prensa los ministros de Educación, Cristina Storioni y de Ciudadanía, Gustavo Alcaraz; y el subsecretario de Gobierno y Justicia, Juan Pablo Prezzoli.

Para Gaido, la actitud de los trabajadores fue “absolutamente inentendible, porque nada tiene que ver con la actitud de diálogo que pregona el gobierno de la provincia del Neuquén”; y señaló que los estatales “vinieron, rompieron un edificio público, amedrentaron a trabajadores que estaban cumpliendo su función dentro de la Casa de Gobierno” y la policía “actuó para disuadir una situación violenta”.