El Poder Ejecutivo busca así evitar que naufrague su propuesta que modifica el cálculo en los haberes jubilatorios, pero la relación de fuerzas en Diputados cambió. La ley cuenta con media sanción del Senado y, en principio, tenía el acuerdo de los gobernadores. Sin embargo, los diputados que hasta hace un par de semanas decían que votarían a favor, cambiaron de posición ante el rechazo social del ajuste.

Los rumores del decreto comenzaron alrededor de las siete de la tarde, luego de la conferencia de prensa que realizó el jefe de Gabinete Marcos Peña y fue tomando fuerza. Pero el rechazo de Elisa Carrió a través de un tuit, y la advertencia de un paro general dispuesto por la CGT como réplica al eventual DNU, congelaron la implantación de la reforma por la vía del decreto.

Fuente: Tiempo Argentino