Desde el 13 al 15 de diciembre se realizaron los Talleres para el mejoramiento de espacios públicos en el Barrio Cantera. Esta iniciativa parte del convenio firmado –el pasado 17 de octubre- entre la municipalidad de San Martín de los Andes, el IPVU y la Universidad de Comahue y la Universidad de Tokio.

Los talleres tuvieron como objetivo identificar los principales problemas de las zonas de riesgo por desmoronamiento y deslizamiento por escorrentías de agua. Un punto interesante interesante, fue la metodología participativa, la cual tuvo como aporte fundamental la mirada de los vecinos, junto a la experiencia de los técnicos especializados en la temática.

En este sentido, se identificaron las zonas de mayor riesgo, que luego fueron visitadas para llevar a cabo un relevamiento y programación de las acciones. Nieves Romero, representante de la Universidad del Comahue, explicó “quedaron pendientes tres localizaciones para la próxima visita, que vamos a realizaron en el mes de Enero”. Luego agregó “los avances con estos talleres fueron positivos y logramos poner en marcha lo planificado desde la firma del convenio”.

Por otra parte, la Intendente Municipal Brunilda Rebolledo destacó los talleres como “una interesante experiencia de aprendizaje entre vecinos y profesionales,  que pusieron en marcha un proyecto armado a partir del saber técnico y la percepción social de los pobladores del barrio”. Luego agregó que “los trabajos también incluyen el tratamientos de residuos, para lo cual agregaremos volquetes en distintos puntos de la zona”.

Los talleres, enfocados en el mejoramientos de espacios públicos, también incluyeron el trabajo sobre las condiciones habitacionales, frente a los cual el presidente del IPVU Marcelo Sampablo explicó que “venimos trabajando desde hace mucho tiempo de manera conjunta, y siempre con el apoyo de la provincia de Neuquén para implementar políticas habitacionales sustentables”. Después celebró “la importancia de trabajar con la realización de los planos de mesura, que permitirán regularizar los lotes y avanzar con la mejora de las condiciones de vida de estos espacios”.

Finalmente, se trata de un importante avance para hallar una solución integral a la complejidad del Cantera, donde viven 230 familias, llegando a un total de 700 habitantes en una zona epicéntrica de nuestra ciudad.

Fuente y foto: Prensa municipal