Pintor del Bosque

En su juventud y con tanto por delante, pero aun así con un gran progreso que destaca. Guido Ferrari nos cuenta historias de luz. Trasladando la naturaleza con el prisma de su alma, definiendo pinceladas con carácter, para mostrarnos de donde viene y quien es.
Él elige la pintura “Plein Air” o “Al Aire Libre” esto implica ser flexibles y aceptar que la luz cambia y que el viento mueve nubes, y cambian las sombras; y que el resultado de la obra final será una creación única en su tipo.
“La esencia de lo que se representa nunca es un punto fijo, mas bien es todo el ambiente, los ambientes reflejan cambios constantes, de luz, aire, vida.
Guido se crió en la Cordillera de los Andes: nació en Bariloche y vivió hasta la adolescencia en Villa La Angostura.

“Lo que da la energía a las pinturas que realizo es quizás el desafío que cada una conlleva, ya sea por caminar horas por la montaña esquivando las ramas de los árboles para que la pintura no se arruine, o por plasmar un instante de luz que debe recordarse en lo mas profundo de nuestro corazón, o también traducir la danza de un cimarrón en constante movimiento”.