El verano va a terminar caliente en Neuquén, ya que el municipio está a punto de aprobar por decreto un nuevo tarifazo en el servicio eléctrico que presta la cooperativa CALF que comenzará con una suba promedio del 32% que impactará a partir de los consumos de febrero y que una vez terminado el verano llegará con otro aumento de entre el 6 y el 7%.

Así lo reconoció el subsecretario de Servicios Públicos Concesionados, Alejandro Hurtado, quien detalló que el alza se debe al impacto de la Resolución 1091/17 de la Secretaría de Energía de la Nación que eliminó nuevamente subsidios e incrementó así el costo de abastecimiento.

El pedido de incremento tarifario ingresó hace un par de semanas al Ejecutivo y según indicó Hurtado “no hay mucho que analizar más que cómo se aplica, porque acá no hay salarios ni nada más que no sea el mayor costo de abastecimiento que fijó Nación y que incluso se debatió acá en Neuquén el mes pasado en una audiencia pública”.

Se trata así de uno de los ítems que habilitan la denominada cláusula gatillo, por lo cual la suba que ya tiene el visto bueno de Hurtado, será publicada por medio de un decreto. “El aumento se divide en dos etapas porque así se divide el aumento que fijó Nación. La primera etapa en promedio es un 32% y la segunda es del 6 ó 7%”, indicó el funcionario.

Una vez firmado el decreto el mismo deberá ser publicado para que desde la cooperativa se proceda a la actualización de los cuadros tarifarios. Es por esto que si bien la suba nacional se trasladó a CALF con los consumos de este mes que ya termina, desde el municipio se estima que a los usuarios recién les llegará en los consumos de febrero.

Hurtado detalló además que “el aumento va a tener mayor impacto en los usuarios de las categorías más bajas”, dado que detalló que se debe a que “se trata de una suba por el costo de abastecimiento su aplicación afecta más a los que menos pagan porque no es como otras subas que se cargan al valor agregado”.

Como en todos los incrementos tarifarios el incremento será mayor al 32% promedio entre los usuarios que registran mayores consumos y, por las características de la modificación que realizó el ministerio de Energía de la Nación, también afectará pero en menor grado a los usuarios de la Tarifa Social.

Durante el 2017 CALF recibió dos incrementos que elevaron la tarifa más de un 61%, ya que ni bien comenzó el año se aplicó una suba de más del 48% por atrasos en el precio.

Sin embargo el mismo Hurtado reconoció que “en el segundo aumento CALF resignó cerca de un 10% porque inicialmente habían pedido un 25% por el mayor costo salarial y la modificación de Nación que en ese momento fue en el costo de abastecimiento y en el transporte, pero finalmente quedó en el orden del 13,6% porque quitaron lo que hace a abastecimiento”.