Los familiares de Santiago Maldonado repudiaron en un comunicado el ascenso de “los gendarmes implicados en la desaparición forzada seguida de muerte de Santiago”; hecho que calificaron como “impunidad en ascenso”.

Ayer se publicó en el Boletín Oficial la Resolución 1473-E/2017 del Ministerio de Seguridad, que dispuso el ascenso de varios gendarmes; entre ellos el subalférez Emmanuel Echazú, único imputado en la causa que investiga la desaparición y muerte de Santiago Maldonado luego de la represión a la comunidad mapuche de Cushamen, en Esquel, Chubut, el 1 de agosto del año pasado.

“El ascenso de un agente en esas condiciones resulta impropio y desaconsejable, ya que podría suponer cierto aval a prácticas represivas ilegales y una provocación a los familiares de las víctimas”, destacaron los familiares y exigieron que se revoque “la resolución” para “los gendarmes bajo investigación”.

 

Sergio Maldonado sostuvo en declaraciones radiales que “esto es premiar” a los gendarmes y se preguntó: “¿Qué van a hacer con los que tiraron gas pimienta o le pegaron palazos a jubilados? ¿Van a ascenderlos también?”.

“Me pone muy triste”, sentenció el hermano mayor de Santiago y señaló que la decisión “es darles rienda suelta” a los gendarmes; y agregó que “es una falta de respeto, sobre todo cuando están siendo investigados”.

La promoción del gendarme Echazú, quien a partir de ahora pasó a ser alférez, lleva la firma de la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich y detalla que el ascenso fue considerado “por el respectivo organismo de calificación, no existiendo impedimentos para su promoción al grado inmediato superior”.

Los familiares agregaron en el comunicado que “esta decisión nos parece como mínimo prematura porque se encuentra en curso una investigación sobre la responsabilidad de ese y otros agentes en un caso gravísimo como el de la desaparición y muerte de Santiago”.

El gendarme Echazú es quien declaró haber recibido un piedrazo durante el operativo represivo en Cushamen y quedó imputado cuando se presentó a la justicia por considerarse sospechoso en el expediente por el caso Maldonado.