por Juan Ciucci, Jorge Giordano y Branco Troiano –

APU: ¿Qué sensaciones tiene con las movilizaciones contra la prisión domiciliaria de Miguel Etchecolatz?

RL: Me dijeron que hubo más de 25 cuadras de cola, eso significa que hay muchos ciudadanos de Mar del Plata que están preocupados. Además, vinieron personas de todo el país. Me junté con gente de muchos lugares. El pueblo está en la calle pidiendo que los genocidas estén presos.

APU: Participó del escrache en la casa de Etchecolatz en el barrio Bosque Peralta Ramos.

RL: Da mucha bronca que esté en su casa. Fuimos a escracharlo. Me parece que fue él quien nos sacaba fotos desde la ventana. Así que la mando un saludito. No pudimos verle la cara: es tan cobarde que se oculta cuando tiene que dar la cara. Pero sí pudo mandar a secuestrar, torturar, violar y matar personas durante la dictadura. Pero ahora se oculta como el cobarde que es. Me da bronca que a mi viejo lo hayan desaparecido dos veces y él no esté en la cárcel.

APU: El represor tiene muchas condenas en su contra. ¿Le sorprendió esta decisión de la justicia?

RL: No, porque había señales desde que le dieron la primera prisión domiciliaria. No pensamos que le iban a dar otra prisión una tras otra. Tiene muchas condenas en contra. No deja de ser una casualidad que muchas prisiones domiciliarias se dan después de que asume Macri. Con el cambio de Gobierno, la Justicia también cambió y está ajustándose a los nuevos tiempos.

APU: Desde que llegó a Mar del Plata, se repitieron muchas protestas contra Etchecolatz en la ciudad, desde movilizaciones hasta un escrache frente a su casa. ¿Cómo sigue la lucha para que vuelva a una cárcel común?

RL: Va a seguir la lucha en las calles y en los tribunales. Nosotros no somos querellantes, así que no podemos accionar. Suponemos que finalmente la apelación va a llegar a la Corte Suprema, pero si la Corte tardó un año y medio en expedirse sobre Milagro Sala, sobre Etchecolatz va a tarde un montón de años. Esa es la Justicia que tenemos hoy. Hay muchos dirigentes sociales presos sin condena y Etchecolatz está en su casa.

Fuente y foto: Agencia Paco Urondo