El PRO tiene entre sus filas a un pastor evangélico con chances de convertirse el primer gobernador de la historia que profesa esa religión.

Se trata de David Pablo Schlereth, quien se convirtió en el favorito de la Casa Rosada para disputarle la gobernación al imbatible Movimiento Popular Neuquino, que gobierna la provincia patagónica desde 1962.

De profesión contador y 47 años, Shclereth se metió en la política en 2013, cuando era presidente de la Asociación Mutualista Evangélica Neuquina (Amen).

Ese año fue elegido por el intendente de la capital provincial, Horacio “Pechi” Quiroga para encabezar la lista de Nuevo Compromiso Neuquino (NCN) para el Concejo Deliberante. Incluso, fue intendente interino por dos semanas a fines de 2013, cuando cubrió a Quiroga ya que se había ido de vacaciones.

Fue el propio Pechi quien acercó al pastor al macrismo, pero no sabía que estaba construyendo a un posible rival.

Schlereth saltó a la fama en las primarias de agosto del año pasado, cuando derrotó al MPN encabezando la lista de Cambiemos, un resultado que confirmó en las generales de octubre. En esa instancia sacó el 28,1 por ciento de los votos contra el 21,4 por ciento de Alma “Chani” Sapag, la candidata del oficialismo neuquino.

Ahora, el pastor es el preferido del macrismo porque cumple el requisito preferido de la cúpula del PRO para ser un candidato: no proviene de la política.

Quiroga, sin embargo, también tiene aspiraciones de gobernador, tras manejar la capital desde 2011.

En el PRO aseguraron que evitarán las internas porque en Neuquén en 2019 también se elegirán senadores nacionales. “Vamos a acordar, hay para todos”, aseguró a LPO una alta fuente del macrismo.

Fuente: La Política Online