Las Cámaras de Comercio de la región del Alto Valle de Río Negro y Neuquén intentarán reunirse, en conjunto, con representantes de los gobiernos de las dos provincias, a quienes les pedirán rever los aumentos en las alícuotas de ingresos brutos, incluidos como parte del pacto fiscal firmado entre los gobernadores y el Ejecutivo Nacional, y convertido en ley por el Congreso y las legislaturas provinciales.

Claudio Borella, presidente de la Cámara de Comercio de Plottier, en diálogo con Va Con Firma especificó que “lo que dice el pacto fiscal, no es lo que dice el gobierno de Neuquén”. Para el empresario “el pacto fiscal firmado entre los gobernadores y el Poder Ejecutivo Nacional, dice que las provincias no pueden subir más del tope máximo del 5% de aumento del impuesto a los Ingresos Brutos”.

Pero, según su razonamiento, al pasar la alícuota del 3% en el que estaba, al 5% que ordena la flamante ley provincial 3092, lo que en realidad significa es un aumento del 67% de lo que paga por ese tributo, ya que depende en forma directa de la recaudación. “Por ejemplo, por cada 1.000 pesos de ingresos brutos que se pagaba hasta diciembre del año pasado, ahora y de golpe se van a pagar 1.700. Eso es de muy mal tino por parte del gobierno y no lo vamos a poder afrontar. Acá todos los días quieren ordeñar más la vaca, pero no le tiran nunca un fardo de pasto”, planteó.

Borella recordó que “en el 2007, cuando asumió Jorge Sapag el impuesto era del 1,5% y en el 2008 lo llevó al 3%. Ahora, al llegar al 5, significa que en 10 años el impuesto registró un aumento de casi el 300% y eso, al estar atado a la recaudación, impacta en forma directa”.

Con respecto a los incentivos de los que gozan la industria hidrocarburífera o el sector de venta de autos cero kilómetro, a quienes se les redujo la alícuota, el comerciante de Plottier explicó que “el 70% de la actividad económica de la región del Alto Valle es comercial. Al comercio no se lo puede seguir castigando, porque es el motor que genera empleo, dejalo que crezca, porque si le aumentás el 70% este impuesto, no hay forma que lo haga”.

“El problema es que el impuesto de ingresos brutos es directo y es distorsivo. Si esto no se revierte, en cuatro o cinco meses van a tener problemas de recaudación; y la misma renta provincial va a tener problemas de recaudación, porque se va a vender menos y por ende será menos también lo que el gobierno recaude”.

Borella afirmó que se encuentran trabajando en un foro regional de las Cámaras empresariales y que cuentan con el apoyo de la FEN neuquina. El pedido que harán a los gobiernos de las dos provincias es que se dé marcha atrás con los aumentos impositivos. y, en todo caso, que se aumente un cinco por ciento la alícuota, como marca la letra del pacto fiscal. “Si esto no sucede, no vamos a poder sostener el 5%, y esto va a retraer el mercado, porque se va a trasladar a los precios”, aventuró.

El dirigente empresario comentó que han iniciado diálogos con los colegas rionegrinos a través de la Cámara de Comercio de Cipolletti.

Fuente: va Con Firma

Foto: Archivo