Los trabajadores del Hospital Posadas están llevando adelante una manifestación para protestar por los 122 despidos que ponen en riesgo el funcionamiento del centro sanitario. Tras la convocatoria de la huelga definida por la asamblea, el Gobierno decidió militarizar el Hospital, ubicado en Morón, a través del accionar de efectivos de Gendarmería. De esta manera, la fuerza de seguridad intenta bloquear le llegada de manifestantes por el Acceso Oeste. En este contexto, la Madre de Plaza de Mayo – Línea Fundadora, Nora Cortiñas, denunció el accionar violento de la fuerza federal y aseguró que “no somos delincuentes”.

En esta misma línea, se expresó en Twitter la diputada nacional de FIT Myriam Bregman: “La Policía no nos deja entrar al tercer piso para pedir audiencia con la dirección del #HospitalPosadas. La Bonaerense nos dejó en una escalera y Norita casi se descompone”.

Cabe recordar que el presidente de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA), Jorge Yabkowsk, denunció hace unos días que “la situación de los 120 despedidos fue planteada a los funcionarios (del Ministerio de Salud) con toda crudeza, porque las cesantías desmantelaron por ejemplo la atención del turno noche en las áreas críticas: neonatología, unidad coronaria y terapia intensiva, que quedaron prácticamente sin atención o en manos de personal recientemente contratado, lo que provocó la triste ironía de haber sido salvados finalmente por el personal despedido”.

Fuente: Agencia Paco Urondo

Foto: Archivo