Los camaristas del Tribunal Federal Regional de Porto Alegre Joao Gebran Neto, Leandro Paulsen y Víctor Laus respaldaron ayer la condena en primera instancia e inclusive incrementaron los años de prisión al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Los tres jueces leyeron durante varias horas sus argumentos y dijeron que el ex mandatario había incumplido la ley al aceptar sobornos por US$1,1 millones de la constructora OAS, una de las empresas implicadas en el escándalo de Petrobras. Sin embargo, no ofrecieron pruebas para respaldar esa decisión.

Diego Scardone, portavoz del Partido de los Trabajadores, criticó fuertemente al tribunal y advirtió que “el PT entiende que esto va más allá del caso de Lula. Estamos viviendo en un país en el que los jueces emprenden acciones que van más allá de nuestra constitución y que otros jueces pueden repetir en diferentes casos sobre otros brasileños. Así que percibimos que esto no es solo la defensa de Lula, sino, más allá de eso, la defensa de nuestra democracia y de nuestras leyes”.

Para la presidenta nacional del PT, la senadora Gleisi Hoffmann “como no logran derrotar a Lula en las urnas, quieren derribarlo por la justicia y sin pruebas. A partir de este momento habrá una radicalización total en la lucha del pueblo brasileño. En las calles, vamos a ganar esta batalla. Con la organización del pueblo”, enfatizó.

El senador Paulo Rocha (PT-PA) argumentó que “quien aún tenía dudas de que Brasil padecía un golpe, ahora está seguro. Una vergüenza de juicio. Brasil no debe aceptar este escándalo”, y afirmó que “el lugar de la política es en las urnas y no en los tribunales”.

 

Luego de la escandalosa sentencia, el ex presidente subió al escenario montado en el centro de de Sao Paulo y ante más de 50 mil personas sostuvo que “nunca tuve la ilusión de ser absuelto, no esperaba otra cosa del tribunal de Porto Alegre. Si alguien piensa que con esta sentencia me sacan del juego, que sepa que sigo en el juego”.

El mayor líder político de Brasil, que sacó al país del Mapa del Hambre, promovió el ascenso de 40 millones de la pobreza y realizó el mayor programa de distribución de renta de la historia, fue sentenciado por un tribunal de segunda instancia en una causa con escasas pruebas, pero con un gran contenido político e ideológico.

En relación al proceso, Lula aseguró que “es un proceso que está subordinado a O`Globo, a la revista Veja, a la Folha de Sao Paulo y a la oligarquía de Brasil”. “Ellos -continuó- no admiten ni soportan el ascenso social de la clase trabajadora”.

“Ellos nunca toleraron”

En un encendido discurso anti imperialista y con alto contenido regional, Lula exclamó en relación a la derecha, que “ellos nunca toleraron el fortalecimiento del Mercosur, nunca toleraron las alianzas estratégicas con Asia y con África, nunca toleraron que un metalúrgico, sin diploma universitario, pase a la historia como el presidente que más universidades inauguró, que más escuelas técnicas creó, y en cuya presidencia logró sacar de la pobreza a casi 40 millones de personas”.

“Pero ellos tienen que saber”, expresó Lula, que “lo que están haciendo no sirve, deben parar con esta pavada, Lula es insignificante, soy un hombre de carne y hueso, ya es tarde, las personas ya saben que pueden ir a la universidad, ya saben que pueden comprarse televisores y teléfonos, ya saben que pueden salir de vacaciones, que pueden salir a comer a restaurantes, ya saben que no se tiene que conformar, porque no son ciudadanos de segunda como les quieren hacer creer”.

Además, pidió a los miles de asistentes y a través de las redes a los millones de brasileños que se comenzaban a concentrar en las calles de distintas ciudades que “no bajen la cabeza”, “quiero que sigan el día que yo muera, quiero que no desistan nunca, que no bajen los brazos nunca, y que nunca abandonen la lucha”.

Temer en Davos y el pueblo en la calle

Mientras tanto, el presidente interino de Brasil, luego del proceso de destitución de Dilma Rousseff, Michel Temer sostuvo desde el foro económico de Davos, donde se encuentra junto a Mauricio Macri, entre otros presidentes y líderes globales, que “nace un nuevo Brasil”.

Luego de la condena al líder del PT y el principal opositor a su gobierno, con la mayor intención de votos del país, que “mis adversarios o están presos o están desmoralizados”. Mientras tanto, la bolsa de Sao Paulo celebró con un alza de 3,72% y un récord de 83.680 puntos la confirmación de la condena al ex presidente.

Durante varias horas, miles y miles de personas comenzaron a concentrarse con insignias referentes al PT en diferentes ciudades de Brasil manifestándose en contra de la sentencia a Lula. El partido del líder metalúrgico convocó a “luchar en defensa de la democracia, en todas las instancias, en la justicia, y fundamentalmente en las calles”.