por Agustín Mozzoni*-

planes sociales recortados por el ministerio de Trabajo, están destinados a aquellas personas que se capacitan para insertarse en el mercado laboral. Son unos 80 mil programas que gestionan organizaciones sociales y los beneficiarios reciben tan sólo 1.800 mensuales pesos.

Desde el ministerio, y en el marco de un plan de “austeridad”, en donde “todos deben ceder un poco”, informaron que el 35% de los planes serán dados de baja durante el primer trimestre del año.

La provincia más afectada en el recorte será la de San Juan. Sobre ello, el diputado nacional y presidente del PJ, José Luis Gioja ya advirtió que se corre “el peligro de que esto desate una crisis social de proporciones enormes. Nos recortan fondos para obras públicas, buscan la división entre los sanjuaninos y ahora nos quieren generar un caldo de cultivo para que se provoque un conflicto social recortando planes”.

El primero de febrero se comenzarán a percibir las primeras bajas asistenciales. Además recortaran el plazo de 12 a 6 meses de los planes que seguirán en vigencia.

En el gobierno sostienen, como un argumento de fuerza, que “resulta incompatible que una persona que cobra un plan, de ninguna manera puede tener un auto a su nombre”.

En marzo, Triaca planea lanzar la plataforma online Trabajo en Red, donde los beneficiarios de planes de empleo deberán cargar su CV y a la vez las empresas podrán publicar avisos de búsqueda laboral. Quienes reciban un plan, en el futuro deberán demostrar que aplicaron para algún trabajo ofrecido en el portal oficial.

A su vez, el ministerio de Trabajo empezará a trasladar a Desarrollo Social parte de los 43.000 planes Transición hacia el salario complementario que hoy controla.

Esos planes son hijos de la ley de Emergencia Social que se reglamentó en marzo del año pasado y que establecía que tanto el ministerio de Trabajo como Desarrollo Social debían volcar unos 10 mil millones de pesos por año a las economías populares.

Cada beneficiario recibe hoy unos 4.300 $ para que, junto con sus ingresos, pueda alcanzar el salario mínimo vital y móvil. Unos 18.981 planes pasarán a la órbita de Carolina Stanley, quien también cuenta en su cartera con un programa similar.

Además, en otra demostración de fuerza, en momentos de tensión, mediante una resolución ministerial, Triaca dio por finalizada la “cuota solidaria” que percibe el gremio de La Bancaria conducido por Sergio Palazzo.

De esta forma, se tensa aún más la disputa entre los gremios y el ejecutivo, y se recrudece la política de ajuste que afecta a los sectores más vulnerables de la sociedad.

(*) Lic. en Gobierno y Relaciones Internacionales

Fuente: Va Con Firma