por Mauricio Rojas –

La delegada de las obreras de la ex Textil Neuquén, Marina Catilao, cuestionó la postura de las autoridades provinciales al denunciar que el gobierno todavía no finalizó las obras comprometidas y “sigue amparando a los empresarios corruptos” propietarios de la antigua empresa.

Catilao, quien junto a sus compañeras conformó una cooperativa que empezó a producir en un predio del Parque Industrial sostuvo que una licitación de Rentas en la que se presentaron, la ganó el empresario Huerta, el antiguo dueño de la textil, pero bajo otra razón social.

Subrayó que el gobierno no les regaló nada, y que desde un primer momento, quien era ministro de Producción y Turismo, José Brillo, las trató de ilegales, hasta que la justicia les dio la razón.

Catilao considera que son un ejemplo de lucha para otros trabajadores que están pasando por una situación similar.

– Se cumplió un año de aquel día en el que los empresarios retiraron las máquinas de Textil Neuquén, y ustedes se quedaban sin trabajo, ¿cómo recuerda ese día?

– Mucha nostalgia, porque recordar ese día cuando nosotras estábamos de vacaciones, y nos llamaron para decirnos que los Huerta estaban vaciando la fábrica en la cual habíamos trabajado más de 10 años, la verdad que más allá de todo lo que después logramos, el solo hecho de pensar en ese momento creo que a la mayoría de nosotras nos produce nostalgia, dolor, porque habían vaciado la fábrica, se habían robado la maquinaria con la que habíamos trabajado durante 10 años.

– ¿A partir de ese momento ocuparon la fábrica en defensa de sus puestos de trabajo, cómo fue esa decisión?

– Si nosotras esa noche, cuando nos enteramos que los Huerta habían vaciado la fábrica, fue un golpe duro, pasamos toda la noche del 1 de febrero junto a nuestras abogadas, y decidimos hacer la denuncia en fiscalía por Lock Out patronal. Después decidimos en asamblea, ocupar Neuquén Textil, y la verdad que fue la mejor decisión que tomamos porque gracias a eso pudimos lograr lo que logramos después de 10 meses, porque la lucha de las obreras textiles duró 10 meses.

– ¿Durante esos diez meses hubo mucha solidaridad, mucho acompañamiento, cómo lograron ese apoyo de la comunidad?

– La verdad que para nosotras como dijimos desde el primer día, las obreras textiles estamos más que agradecidas, si hay algo que recalcar en el conflicto de las obreras textiles es la solidaridad que nosotros recibimos, no solamente de distintos sectores de trabajadores, como los del parque industrial, estatales, docentes, sino también de toda la comunidad que desde el primer momento aportó al fondo de huelga, llevaron alimentos todos los días. Así se mantuvieron nuestras familias, así las obreras textiles podíamos llevar aunque sea algo de dinero a nuestros hogares, de esa manera pudimos darle de comer a nuestros hijos, gracias a esa solidaridad. No sólo nos acompañaron desde Neuquén, y Centenario, también recibimos aportes de todo el país. Gracias a esa solidaridad pudimos resistir esos diez meses, porque solas no hubiéramos podido.

– ¿Cómo fueron esos diez meses?

-Fue una lucha larga, difícil porque el gobierno de Gutiérrez lo único que hizo en todo momento fue respaldar a los empresarios Huerta. Recordemos que el mismo ministro Brillo que era ministro de Producción, se cansó de decir que las ilegales éramos las obreras textiles, sabiendo que nosotras teníamos dos fallos a nuestro favor , porque estos empresarios corruptos, delincuentes y vaciadores no solamente vaciaron la fábrica, también nos iniciaron una causa por usurpación y el gobierno a través de Brillo se cansó de tratarnos de ilegales, hasta que la justicia nos dio la razón, porque nosotras lo único que queríamos era los pocos bienes que estos delincuentes habían dejado en la fábrica, y resguardar nuestras fuentes de trabajo, que es lo que desde un principio pedíamos. Nosotras nunca pedimos nada más, solo queríamos recuperar nuestra fuente de trabajo, la mayoría somos mujeres jefas de familia, así que para nosotras era primordial sostener nuestras fuentes de trabajo.

– A partir de ese momento que se intentó cerrar la fábrica, y ustedes se quedaban sin trabajo ¿qué pasó con el grupo de trabajadoras, se afianzó?

– Si hay algo que destacó además de la solidaridad que recibimos, es la unidad de las 36 trabajadoras. Estos empresarios durante casi 11 años se dedicaron a dividirnos para hacerse ellos más fuertes, pero desde aquel 31 de enero éramos todas una sola. Ellos hacía cuatro años habían despedido a nuestra compañera Norma Brizuela, y nosotras las trabajadoras decidimos reincorporarla, por eso somos 36. Así que si hay algo que los Huerta no pidieron lograr, fue desunir a las trabajadoras de la Textil Neuquén. Yo creo que desde ese 31 de enero, las obreras textiles fuimos una sola, por eso siempre golpeamos con el mismo puño, y gracias a eso logramos todo lo que logramos.

– ¿Cómo están ahora con la conformación de la cooperativa?

– Nosotras sabíamos desde el primer momento cuando nos trasladamos desde Neuquén Textil al nuevo predio, que iba a ser difícil, sabemos muy bien que el gobierno provincial, lo único que hace es beneficiar a los empresarios. A nivel nacional es lo mismo, el gobierno de Macri lo único que tiene es ajuste y represión para el pueblo trabajador. Sabíamos que como cooperativa iba a ser difícil.

La semana pasada tuvimos una reunión con Federico Bombín, que es en nuevo representante del ministerio de Producción, le fuimos a decir que la luminaria todavía no está terminada, nos dijo que el sábado comenzarían las obras. También fuimos a demostrarle nuestra total indignación porque nos presentamos en una licitación de Rentas, y nuestros adversarios eran los mismos que nos dejaron en la calle, los empresarios Huerta, a través de otras razones sociales que fueron denunciadas por estas trabajadoras ante la justicia y ahora ellos vuelven a ganar la licitación. El gobierno los sigue amparando a estos empresarios corruptos, sabiendo que Neuquén Textil cerró el 31 de enero del año pasado, sabiendo que estos empresarios están produciendo en talleres clandestinos que también denunciamos y que la justicia no ha hecho absolutamente nada. Pero si hay algo de lo que estamos segura es que este gobierno no nos regaló nada, porque todo lo que logramos se lo arrancamos porque esa es la verdad, éste gobierno no nos regaló nada, así que seguramente en las próximas licitaciones iremos movilizadas, estaremos en las calles, porque esa fue la manera en la que pudimos lograr todo lo que logramos, y si lo hicimos saber al nuevo ministro de Producción, y obviamente vamos a seguir denunciando a estos empresarios. También el intendente Quiroga que le dio una licitación millonaria de 9 millones de pesos, evidentemente los intereses que tienen con los Huerta son muchos más grandes de lo que nosotras pensamos, pero estamos seguras que le vamos a ganar la pelea, y no se la vamos a hacer fácil.

– ¿Cree que sirve como ejemplo para otros trabajadores, la experiencia de las obreras textiles?

– Sí, yo creo que no solamente fuimos un precedente acá en el parque industrial, como en su momento lo fueron nuestros compañeros ceramistas, creo que somos un claro ejemplo para otros trabajadores que están sufriendo lo que nosotras pasamos el 31 de enero, creo que ocupar la fábrica fue la mejor decisión que tomó la asamblea de trabajadoras. Siempre todo se resolvió en asamblea soberana. Somos un ejemplo de que con lucha, con resistencia, con unidad con otros trabajadores y otros sectores, y sobre todo ligándose a la solidaridad de la comunidad que hoy repudia los despidos y el ajuste para los trabajadores, se puede resistir, y luchar. Yo creo que las textiles, “las leonas” del parque industrial como nos han bautizado, somos un claro ejemplo. Así que más allá de contentas y emocionadas por esta fecha, orgullosas de la gran lucha que dimos.

Fuente y foto: Va Con Firma