Los legisladores reclamaron que se respete el principio de que toda persona es inocente hasta que se demuestra lo contrario, así como el debido proceso. “Manifestamos nuestra solidaridad con el compañero Zannini, dirigente político argentino injustamente privado de su libertad desde el 7 de diciembre de 2017, y, asimismo, expresamos nuestra mayor preocupación por la violación al principio de inocencia y al debido proceso que ha roto institucionalmente el Estado de Derecho en la Argentina”, indicaron.

“Los presos políticos en nuestro país no son una novedad desde que asumiera en diciembre de 2015 quien hoy es Presidente de la Nación, Mauricio Macri. Comenzando con la detención ilegítima de la parlamentaria Milagro Sala en enero de 2016, observamos una tendencia en las decisiones políticas del gobierno actual de criminalizar la protesta social”.

“No solo han recaído operaciones mediático-judiciales sobre la ex presidenta Cristina Fernández  y su familia, sino que la caza se extendió sobre quienes han participado de su gobierno constitucional. Con títulos de gran impacto mediático, las fuerzas de la derecha han conseguido establecer que el ex secretario de Legal y Técnica es culpable de traición a la patria y encubrimiento agravado sin pruebas condenatorias y basados en arbitrariedades interpretativas de la ley”.

“Es parte del plan de ajuste neoliberal que ha vuelto a ensombrecer el futuro de la región suramericana” proclamaron, y pusieron como ejemplo las condenas contra Lula Da Silva en Brasil. “Estamos frente a una gran persecución política-judicial con poder de fuego mediático sobre todos aquellos ciudadanos que participan públicamente de los asuntos políticos en nuestra región. Con estos mismos mecanismos es que se ha detenido ilegítimamente al compañero Zannini, quien sufre en carne propia la criminalización de los dirigentes”, destacaron.

Fuente: Página12