El último informe elaborado por el Observatorio de Políticas Públicas de la Undav registró que Argentina “es el país de la región de mayor caída en el poder adquisitivo del salario mínimo en los últimos dos años” con un promedio del 6,1%.

“El proceso de deterioro del poder adquisitivo tuvo su raíz en el incremento sostenido en el nivel de precios, con un desacople muy marcado respecto de la variación en los ingresos en el año 2017”, explican en el documento, y destacan que “el correlato de la persistencia en una variación de precios por encima de la inflación, no es más que el deterioro del poder adquisitivo de las familias”.

Desde Undav indican que el caso argentino tuvo un desempeño mixto de caída en un año y de recuperación en el otro, ya que en 2016 el retroceso fue del 7,1%, mientras que “la tenue mejora por efecto rebote en el año pasado fue del 1,2%, por lo que el promedio lo ubica en el primer lugar” y en el acumulado bianual, nuestro país es el que registra el mayor desplome.

“Los números obtenidos muestran que solo cuatro de los siete países verificaron un deterioro de poder adquisitivo en el período estudiado”; que son Brasil (-3,4%), Paraguay (-4,7%) y Perú (-1%); además del caso argentino; mientras que los otros 3 países incrementaron su poder de compra.

Bolivia es el país que más mejoró su poder de compra (8,2%), seguido por Chile (6,2%) y Uruguay (4,9%).

El análisis que realizaron desde la Undav implicó el registro de la evolución de una canasta homogénea de productos de consumo básica, compuesta por 16 artículos durante los tres últimos años en siete países de Latinoamérica.

De esta manera, compararon “los precios de los productos relevados con el salario mínimo de cada economía, a los fines de medir la variación en su poder adquisitivo”.

La comparación con el dólar

Otra de las variaciones que registraron desde la Undav es la evolución del salario mínimo con respecto a una moneda dura como el dólar, que arrojó que “con una merma de medio punto porcentual (-0,5%) en dólares, nuestro país se encuentra en la segunda posición en terreno negativo, solo por detrás de Brasil, cuyo ingreso mínimo en dólares sufrió un deterioro del 1,3%”.

El registro indica que entre los países de mejor desempeño se encuentran Bolivia y Chile, “que en el período vieron robustecer el poder adquisitivo de su salario mínimo en moneda dura, en un 2,9% y en 1,5%, respectivamente”.

Otro análisis del informe indica que “en materia de combustibles, nuestro país fue el segundo de la muestra de mayor incremento en el valor de la nafta en dólares, con una suba del 3,5% en 2017”, solo superados por el caso de Uruguay que en el año pasado verificó una suba del 5,2%.

En cuanto a las expectativas para el 2018, el Observatorio de Políticas Públicas dejó en claro que se espera un “año de tensiones a partir del inminente inicio de las principales rondas paritarias”.

“Ocurre que la meta de inflación” que se fijó como objetivo el Banco Central “se proyecta como excesivamente ambiciosa a las luces de las expectativas de los principales actores del mercado, centradas en el 19,4% anual de acuerdo al último relevamiento” del mismo banco.

Por este motivo y “teniendo en cuenta las primeras ofertas del sector empresario, además de la señal oficial del 15% “deseable” y la sugerencia de evitar la incorporación de cláusulas gatillo, el año 2018 parece indicar una trayectoria más cercana a la de 2016 que a la del año pasado”, concluyen desde Undav.