por Mauricio Rojas –

González sostiene que el gobierno nacional quiere introducir en el organismo un cambio de paradigma, porque ya no le interesa ayudar a los que tienen menos posibilidades sino generar empresas rentables en el mercado.

Aseguró que los trabajadores del organismo cuentan con el apoyo de mucha gente preocupada por la situación y que también los diputados provinciales les expresaron su solidaridad.

Los trabajadores, junto a diputados de distintos bloques, van a realizar hoy una audiencia pública en la Legislatura, con el objetivo dijo González, de “visibilizar el trabajo silencioso que hace el INTI y nadie sabe”.

– ¿Cuál es la situación en el INTI?

– A nivel nacional han llegado ya prácticamente los telegramas de despidos para 254 compañeros despedidos. A algunos todavía no les llegó, pero se van enterando porque no les pagaron el sueldo, les depositaron directamente la indemnización, y a algunos trabajadores los directores les avisaron que estaban despedidos.

Particularmente en la región el INTI tiene centros en Neuquén, Bariloche, San Martín de los Andes, en Cipolletti un laboratorio, en Cutral Co otro, y la unidad de extensión de Viedma. Tenemos 4 compañeros y compañeras despedidas, un compañero en Bariloche, dos en San Martín, y los dos compañeros que trabajan en Viedma, lo que implica el cierre de la unidad de Viedma.

– ¿Cómo impactan estos despidos en el trabajo diario que realiza en INTI en la región?

– El impacto es bastante directo. Podemos tomar el caso de Viedma donde cerrar la unidad implica tirar para atrás un convenio que se firmó hace menos de un mes con el parque industrial de Viedma, donde se iba a asistir a una docena de empresas que están radicadas en ese parque en mejora de la productividad. Unos días antes de los despidos salió el anuncio del convenio, y luego despiden a los dos compañeros.

En San Martín de los Andes la compañera trabaja sobre manipulación higiénica de los alimentos, sobre todo con la cuestión alimenticia, han capacitado desde la unidad a una cantidad de porteros por ejemplo sobre la manipulación de los alimentos en las escuelas, por lo que el trabajo es de vital importancia. Nos preocupa porque esta es la primer tanda de despidos, y sabemos que viene atrás una tanda más grande que va a afectar a otras unidades que esta gestión, y éste gobierno en general considera que no son rentables. Pusieron una lógica inusual en el INTI que nunca persiguió la rentabilidad de los servicios que prestaba.

– ¿Qué tareas desarrolla el INTI, cuál es el objetivo que tiene?

– El objetivo más directo y general podríamos decir que es la asistencia en transferencias tecnológicas, sobre todo en conocimiento a la industria. Esto va desde asistencia en ensayos de materiales, en el desarrollo de determinados ensayos, por ejemplo tenemos el laboratorio en Cutral Co donde se ensayan generadores de baja potencia, esas pequeñas pymes que están ensayando sus aerogeneradores ahí a las cuales el Estado hasta ahora les venía cobrando poco, más bien venía haciendo un aporte, una inversión del Estado en el desarrollo de esas pymes, asistiéndolos con este conocimiento, hoy se ve en crisis, porque con ésta lógica de la rentabilidad ese laboratorio no es rentable claramente, por lo tanto está en peligro y lo pueden cerrar.

La oficina central de Neuquén está en el mercado concentrador, nuestras compañeras del laboratorio físico químico y microbiología toman muestras todas las semanas de verduras, frutas, hortalizas, entre otras, y se analiza que no contengan pesticidas, que no haya bacterias que vayan a afectar la salud de las personas.

Tenemos compañeras que trabajan en tecnología de gestión, y han asistido a pymes, a empresas de servicios petroleros para la mejora de su productividad. También a fábricas recuperadas como Fasinpat, o Stefani en Cutral Co, para tratar de ayudarlos a salir muchas veces de las crisis que tienen con la producción y optimizar la utilización de sus recursos. También verificamos los surtidores y las balanzas para que pesen y midan en forma correcta.

– ¿Cree que esto no le interesa al gobierno nacional, y que directamente van por el cierre del INTI?

– Nosotros entendemos que sí porque esto se da en el marco de un desguace generalizado del Estado por parte del gobierno, pero también de un replanteamiento de los objetivos institucionales históricos que ha ido construyendo el INTI en 60 años que tienen que ver con pensarlo absolutamente desde otra lógica, pensarlo solamente desde la incubación de empresas que sean rentables para ser puestas en el mercado y no en la asistencia a los sectores con menores posibilidades para que puedan salir a flote. Ellos piensan asistir a quienes puedan, o quienes puedan garantizar cierta rentabilidad, es un cambio de paradigma absoluto.

– ¿Con qué objetivo van a realizar la audiencia pública en Legislatura,  y cómo se están dando las actividades para rechazar los despidos?

– Con la audiencia pública concretamente es visibilizar el conflicto laboral por un lado, pero también visibilizar todas las cuestiones que tienen que ver con el trabajo silencioso que hace el INTI y nadie sabe. Nadie sabe que el INTI está inspeccionando y haciendo análisis para que la verdura que sale del mercado concentrador esté en condiciones, es necesario que la sociedad también lo sepa, por eso queremos ir a contar esa parte, contar la tragedia que es para nosotros el despido de 254 compañeros y compañeras, y la pérdida que significa en función del conocimiento que tienen esas personas.

Y por otro lado,  nos estamos organizando por supuesto como trabajadores, resistiendo. En Buenos Aires hay un acampe donde están participando por día, 400 personas del INTI, despedidos y no despedidos que se solidarizan. Hay una parálisis casi absoluta, incluso decretada por las propias autoridades que dan asueto todos los días porque no saben cómo volver a entrar al Instituto y dar la cara con estos despidos.

– ¿Cómo reacciona la sociedad cuando se enteran la tarea que ustedes realizan, los apoya?

– Si, en general, las primeras respuestas que encontramos es qué es el INTI, y cuando nos metemos finito y contamos cuales son las tareas que hacemos a diario, se despierta una preocupación grande sobre el impacto que va a tener, incluso sobre su propia vida. Nos pasó hace unos días cuando cortamos la ruta junto a trabajadores de MAM, y de Zanon, contando lo del INTI, y fue impresionante el apoyo de mucha gente preocupada por esta situación. Y lo notamos con los diputados también cuando fuimos a hablar, con legisladores de todos los bloques, la preocupación era absoluta, sobre todo por éste impacto que tiene el INTI en la vida cotidiana de las personas.

Fuente y foto: Va Con Firma